Más turistas, pero menos pernoctaciones en Mallorca y Menorca

| | Palma de Mallorca |

Valorar:
preload

14-02-2014 | Santiago Viedma

2013 ha sido un año de récords turísticos. Los hoteleros de Balears no dudan en catalogar de bueno el pasado año, reconocen excelentes ocupaciones, aunque lamentan, en general, que el elevado número de turistas no haya dejado los beneficios esperados.

Más de once millones de turistas (11.111.328) llegaron a Balears procedente del extranjero. Una cifra que supone un incremento del 7,2% respecto a 2012. Balears acapara ahora el 18,3% de los visitantes del estado español, solo superada por Catalunya, que con 15.588.203 turistas recibe al 25,7% del total de viajeros.
Balears acumula así cuatro años consecutivos de mejoras en el número de visitantes, aunque siempre con la asignatura pendiente de la estacionalidad.

Canarias es la tercera comunidad más visitada con 10.632.679 de viajeros y un incremento respecto al año anterior del 4,9%.

Los datos del pasado año afianzan a Catalunya como la comunidad más visitada con un incremento sustancial (8%), respecto al año anterior, al tiempo que incrementan también la ventaja de Balears sobre Canarias.

España también registró un número récord de visitantes, puesto que llegaron 60.661.073 personas, un 5,6% más que el año anterior.

PERNOCTACIONES. Las cifras de viajeros son importantes, pero también son vitales las estadísticas que se refieren al número de pernoctaciones. En este sentido, el número de pernoctaciones experimentó en 2013 un ligero aumento en Balears para situarse en 54.427.608. Es un buen dato, puesto que 2012 había sido un año excelente, aunque debe señalarse que las pernoctaciones han disminuido, tanto en Mallorca como en Menorca -suma ya tres años consecutivos con menos estancias-. En Eivissa, en cambio, el aumento ha sido espectacular -casi 400.000 mil más-.

El comportamiento del mercado español ha marcado el número total de estancias, ya que el número de pernoctaciones de clientes nacionales ha bajado en Mallorca y Menorca. Es así evidente que el sector turístico debe hacer un esfuerzo en recuperar el mercado nacional, especialmente mermado por la crisis económica y por la falta de conectividad que padecen las Islas. En Mallorca, los residentes en España realizaron un total de 2.647.362 pernoctaciones en el 2013, que suponen 254.467 menos que el año anterior. Es preocupante comprobar cómo en el año 2008 hubo en Mallorca más de 3.900.000 pernoctaciones de residentes en España. Es decir, que en cinco años se han perdido más de 1.200.000 pernoctaciones.

En Menorca, se han perdido casi 200.000 pernoctaciones procedentes del mercado nacional en cinco años, mientras que en Eivissa se han dejado de realizar 500.000 en los últimos cinco años.

Los residentes fuera de España que han pernoctado en Balears se han incrementado en Mallorca, Menorca y Eivissa.

El mercado alemán es el que mayor número de pernoctaciones ha aportado en Mallorca. Los británicos, en cambio, han sido los que han pasado un mayor número de noches en Menorca y Eivissa durante 2013.

Destaca, un año más, el alto número de pernoctaciones procedentes del mercado italiano en Eivissa y Formentera, aunque ha perdido fuerza en Mallorca.

Las pernoctaciones del mercado francés han aumentado en todas las Islas.

Uno de los mercados que más ha crecido en los últimos años es el ruso. En total, se realizaron 980.781 pernoctaciones de turistas rusos durante 2013 cuando en 2009 solo fueron 231.667. El turismo ruso se ha incrementado de forma importante en todas las Islas.

ESTANCIA MEDIA. La estancia media de los turistas en Balears se vio reducida de forma ligera el año pasado (6,39 días) respecto a 2012 (6,41), 2011 (6,42), 2010 (6,42) y 2009 (6,47).

Por Islas, la estancia media solo aumentó en Mallorca, alcanzando los 6,52 días en 2013, mientras que un año antes era de 6,46 días.

Por zonas, destaca el levante mallorquín, que presenta el mejor dato de Balears, con una estancia media de 8,15 días. También por encima de la semana se sitúan Alcúdia, Muro y Santa Margalida (7,62), y Artà y Capdepera (7,5). La zona mallorquina con una menor estancia media es Palma ciudad, que se queda en 3,05 días.

En Menorca, Eivissa y Formentera, la estancia media sufrió pequeños recortes durante el pasado año.

La estancia media en Menorca quedó fijada el año pasado en 6,88 días, mientras que en 2012 fue de 7 días y de 7,12 en 2011.

En todo caso, Menorca se mantiene como la isla con mayor estancia media por turista.

En Eivissa, la estancia media fue de 5,74 días, mientras que un año antes era de 6 días.

En la Pitiusa menor, la estancia media fue de 5,08 días durante 2013. En 2012, había sido de 5,25 días. Formentera, por sus reducidas dimensiones, es tradicionalmente un destino con una estancia media que supera ligeramente los cinco días.

LOS HOTELEROS. El Económico ha consultado con diferentes presidentes de asociaciones hoteleras de Mallorca, que coinciden en señalar que 2013 fue un buen año. Hay también unanimidad en asegurar que el incremento de turistas no ha venido acompañado de un sustancial aumento de los beneficios.

Lluís Rocha, presidente de la Asociación de Hoteleros de Capdepera, hace especial incidencia en la pérdida de rentabilidad. “La realidad es que este invierno hay menos hoteles abiertos. Durante el año, se han incrementado las estancias y ha aumentado la facturación. La ocupación ha sido buena, especialmente en los meses estivales, pero los beneficios no se han incrementado. Las administraciones aumentan los gastos de los hoteleros año tras año y la pérdida de rentabilidad es manifiesta”, señala Rocha.

Joan Espina, vicepresidente de la Asociación de Hoteleros de Palmanova-Magaluf, asegura que 2013 ha sido un buen año para el sector hotelero “con buenas ocupaciones” y centra las dificultades “en el invierno, que siempre es problemático”. “Hace unos años abrían más hoteles que ahora. Se están haciendo esfuerzos para mejorar los índices de ocupación en temporada baja, pero es muy complicado. El principal problema es la falta de vuelos”, asegura Espina.

El presidente de la Asociación de Hoteleros de Sóller, Luis Rullán, cataloga 2013 como “un buen año”. “La temporada ha sido buena y más larga, puesto que podemos decir que en nuestra zona empezó en febrero y acabó a finales de noviembre”, argumenta Rullán, que tiene claro que el principal problema “es la falta de vuelos”. “Es muy difícil abrir los hoteles durante más meses si no hay aviones que nos puedan traer los turistas”, asegura.

El presidente de la Asociación de Hoteleros de Alcúdia y Can Picafort, Jaume Horrach, destaca que 2013, como sucedió en 2012, “ha sido un buen año”. “Las cifras de ocupación han sido buenas. Durante los meses de febrero y marzo del pasado año se incrementó el número de turistas, pero también es evidente que gastan menos, no tienen tanto dinero”, explica.

Horrach incide también en la pérdida de rentabilidad. “Que aumente el número de turistas no significa que se incremente la rentabilidad de los establecimientos. De hecho, las rentabilidades conseguidas antes del inicio de la crisis no se han repetido”, asegura.

Francisco Marín, presidente de la Asociación de Hoteleros de la Platja de Palma, cataloga también como “bueno” el 2013, pero lamenta el descenso del mercado nacional. “En la Platja de Palma existe un monocultivo de turismo alemán y su comportamiento durante el año pasado fue bueno. Los touroperadores y la venta directa funcionaron bien. El reto es recuperar el mercado nacional, que se ha ido perdiendo. Llegamos a tener un 20% más o menos de turistas españoles, que hoy han desaparecido”, asegura.

Marín, además, coincide en asegurar que la temporada baja sigue siendo mala. “El número de hoteles abierto en temporada baja sigue siendo pequeño. No se consigue prolongar la temporada. Además, en ocasiones, los precios del invierno no son suficientes ni para cubrir los costes”, argumenta.

La presidenta en funciones de la Asociación de Hoteleros de Cala Figuera (Santanyí), Carme Vicens, defiende que el 2013 ha sido “bueno”. “Ha sido un buen año y en verano hemos llenado. Algunos hoteles abrieron en Semana Santa y tuvieron abierto hasta finales de octubre. El gasto de los turistas ha sido parecido al año anterior. No ha habido una mejora sustancial en este aspecto”, sentencia.

Miquel Àngel Jiménez, presidente de la Asociación Hotelera de Peguera, asegura que durante 2013 se consiguió prolongar la temporada. “El 2013 ha sido un año bastante bueno. En verano, como casi siempre, la ocupación ha sido excelente. Además, marzo, abril y mayo fueron buenos y octubre también fue mejor. Estamos trabajando para prolongar la temporada y no nos podemos quejar”, asegura. En cambio, Jiménez lamenta el escaso gasto de los turistas. “No dispongo de cifras concretas, pero el consumo de los turistas ha bajado. Los comercios y restaurantes de la zona se quejan porque el gasto ha experimentado una disminución. La crisis no es solo en España”, asegura.

El presidente de la Asociación de Hoteleros de Cala Millor, Biel Nebot, cataloga 2013 como “relativamente bueno” y asegura que las perspectivas para 2014 “no son tan buenas como algunos dicen”. “La verdad es que 2013 solo ha sido un año relativamente bueno. Y las perspectivas para este año no son tan buenas como algunos dicen. El mercado escandinavo parece que está en retroceso, aunque las previsiones no son malas... No hemos conseguido prolongar la temporada. Deberíamos centrar los esfuerzos en mantener los seis meses, de mayo a octubre, con buenas ocupaciones”, acaba el presidente.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.