La autora Maria de la PauJaner y el expresidente de la Generalitat ArturMas, en Palma. | Pilar Pellicer

Con septiembre arranca el curso literario, lo que se traduce en numerosas actividades que tienen como protagonistas a los libros y sus autores. Si bien la gran mayoría de estos eventos cuentan con una gran acogida por parte del público, ansioso ahora más que nunca después de tantas restricciones, el acto que acogió el Hotel Saratoga de Palma fue especialmente multitudinario. El motivo no era otro que la presentación de la nueva novela de Maria de la Pau Janer, Tots els noms d’Helena (Columna; Destino en castellano), que acaba de ver la luz después de siete años de silencio editorial de la ganadora del PremioPlaneta en 2005. Si a este factor se le suma el hecho de que fue el mismísimo ArturMas, presidente de la Generalitat deCatalunya entre 2010 y 2016, quien ejerció de maestro de ceremonias, la expectación era de esperar.

La sala del Saratoga estaba abarrotada y muchos fueron los que tuvieron que seguir el evento de pie. Pero, como avisóArturMas, el encuentro no sería excesivamente largo. Y así fue. El expresidente, que se mostró muy cercano con el público y especialmente con la anfitriona, dirigió sus primeras palabras a Joan Corbella, difunto marido de la escritora y a quien la autora dedica su novela.

De esta manera, Mas despejó la gran incógnita:¿Qué hacía el expresidente de la Generalitat presentando una novela a una mallorquina? En este sentido, el expolítico detalló que le une a la escritora y a su difunto marido una relación muy especial. «Mi amistad con Pau creció cuando me ayudó en mi trayectoria sin necesidad de hacerlo. Recuerdo que en mis primeras campañas electorales, hace ya unos veinte años, ella me apoyó. Y no lo hizo discretamente, sino que acudía públicamente a los actos. Es una época muy lejana, pero la tengo muy presente», admitió. Asimismo, Mas bromeó sobre el hecho de «estar rodeado de Helenas toda mi vida. Estoy casado con una, Helena Rakòsnik, y tengo una nieta que también se llama Helena. Por ello, creo que soy la persona más indicada para presentar Tots els noms d’Helena».

Expectación. La sala del Hotel Saratoga de Palma se quedó pequeña para la presentación de la nueva novela de Maria de laPau Janer, ‘Tots els noms d’Helena’, que llega después de siete años. El que fuera presidente de laGeneralitat deCatalunya entre 2010 y 2016 ejerció de maestro de ceremonias del evento.

Más allá de estas intervenciones entrañables, el expolítico definió a Janer –colaboradora de Ultima Hora– como «una mujer especialmente valiente» por haber superado, como las definió la propia autora, «unas circunstancias individuales y colectivas», y haber    «creado, desde cero», una novela tan ambiciosa. Preguntada sobre la importancia de las mujeres en Tots els noms d’Helena, su personal «versión» de la Ilíada deHomero, Janer reconoció que «hace tiempo que tengo una fijación por algunos personajes mitológicos o legendarios y uno de ellos es Helena. Es una mujer constantemente dividida, sea por el amor, por la tierra y su gente, por la guerra o por su propia identidad, mitad mortal y mitad diosa». En esta misma línea, la autora lamentó que «Helena es muy famosa, pero también muy silenciada. Se habla mucho de ella a lo largo de la historia de la literatura, pero nunca oímos su voz». «Yo he intentado meterme en su piel, preguntarme cómo se debía de sentir. La he humanizado», matizó. Mas también se interesó sobre la presencia de la guerra en esta trama, llevando este elemento a la actualidad, tan marcada por la guerra de Rusia. «Es la primera vez que hablo de una guerra y creo que todas se parecen: hay historias de muerte, de miedo, de identidad... En estos conflictos, todos los grandes temas aparecen de una manera muy fuerte y sin miramientos», respondió Janer.

Después de media hora de presentación, el público se apresuró a hacer cola para que la autora dedicara ejemplares de su nueva novela.Muchos de los admiradores la compraron allí mismo, en una parada que montó Embat.