La Orquestra Simfònica de les Illes Balears protagonizó anoche un espectácular concierto en el hotel Cap Rocat, bajo el nombre de ‘La Noche de los Sentidos’. | Teresa Ayuga

Por segundo año consecutivo, el hotel Cap Rocat vivió una noche de música enaltecida por el escenario operístico que regala esta antigua fortaleza del siglo XIX convertida por su propietario, Antonio Obrador, en uno de los grandes atractivos hoteleros del Mediterráneo, destino exclusivo para sibaritas anónimos. El creador, artífice de algunas de las casas más bellas y elegantes del mundo, supo, en cuanto descubrió este enclave cercano a Cala Blava que estaba ante uno de los grandes retos de su vida, dedicada en gran parte en conseguir la inalcanzable excelencia.

Supo que la Fortaleza sería su hotel soñado, pero también supo al instante que lo que allí sucediera tenía que ser un homenaje constante a la belleza estética que se nutre de su obsesión por la excelencia. La música, como gran aficionado a la ópera que es, tenía que tener su protagonismo y así fue como nacieron estas veladas musicales como la de anoche, La Noche de los Sentidos.

Ta230722666-13.jpg

La prestigiosa soprano Sondra Radvanovsky.

Ta230722666-22.jpg

El maestro Pablo Mielgo.

Además de la Orquestra Simfònica de Balears, dirigida por Pablo Mielgo, implicado en el proyecto desde sus inicios, se contó además con la incorporación del director artístico de la Ópera de San Carlos (Nápoles), Ilias Tzempetonidis, que, según anunciaron las hijas de Obrador en la bienvenida al acto y en los agradecimientos, será el encargado de la creación de los Festivales de Música de Cap Rocat, que nacen con proyección de futuro y aplicando la excelencia a sus programas venideros. La gran protagonista fue la soprano Sondra Radvanovsky, que encandiló al público desde las primeras notas con su voz cálida. Lo demostró interpretando obras de Verdi en un programa elegido por ella misma y por Ilias Tzempetonidis. Es un repertorio en el que la artista se ve reflejada.

Ta230722666-20.jpg

Los músicos en acción.

Ta230722666-01.jpg

Numeroso público acudió al recital musical en Cap Rocat.

Ese reflejo personal a través de la música lo fue desgranando entre pieza y pieza, contando su historia para que la conexión con el público, con el escenario, con los músicos unidos a la atmósfera mágica que se creó fuera total. Y lo fue, casi excelente.