Las creaciones de otros creadores conviven con las piezas de Pons Frau como los diseños de Sebastián Pons. | M. À. Cañellas

0

Mallorca fue un lugar muy similar y, al mismo tiempo, muy diferente. Hoy en día, repartidos aquí y allá, quedan los restos de aquel tiempo, los vestigios de lo que fue y que, en algunos lugares algo escondidos, sigue siendo, pero que en su gran mayoría ya no existe. Los molinos sin astas, las costumbres y trajes pageses o los paisajes del Pla. A partir de este miércoles, Día Internacional de los Museos, el Museu de Mallorca se convierte en una inmersiva máquina del tiempo con la inauguración de la exposición temporal A plena llum sobre la obra de Josep Pons Frau (Sineu, 1883-1952), que incluye gran variedad de piezas del artista así como algunos ejemplos de su influencia en otros creadores.

Fue en el mismo centro de Palma, en el que ocupa un total de cinco salas, donde los comisarios y nietos del artista, Carles y Cuki Pons, presentaron ayer la muestra junto a la directora del museo, Maria Gràcia Salvà, y la consellera insular de Cultura, Bel Busquets. Allí detallaron el recorrido que se ha adaptado al espacio de las salas y que arranca en una primera cámara con tres imponentes fotografías de molinos incrustadas bajo las bóvedas. «Esto ayuda a que la visita sea espectacular», indicó Carles Pons. Se trata de una «exposición transversal» que podrá visitarse hasta el 11 de septiembre, según hicieron saber los comisarios al tiempo que comentaban los contenidos de las diferentes salas con cuadros de paisajes, retratos, fotografías, ilustraciones, cerámicas, dibujos o grafismos del artista nacido en Sineu, localidad que, por cierto, tiene una gran presencia en la obra expuesta.

mc1605222614.jpg

La muestra alberga una gran variedad de formatos de diferentes obras.

Colaboraciones

Noticias relacionadas

A las piezas del propio Pons Frau se suman interpretaciones o creaciones de otros artistas que fueron inspirados por él, como el diseñador de ropa Sebastián Pons, el escultorRicardo Gago, el fotógrafo Jaume Gual, la artista visual Mariona Omedes y la pintora británica Christine Monrrow. Aellos se suma el gastrónomo Tomeu Arbona, que realizará en la inauguración de mañana una performance de arqueología gastronómica. A las diferentes opciones expositivas que conforman A plena llum y que permiten un recorrido por la visión de Pons Frau de su Isla, hay que añadir una sala final, que cierra el circuito, y que contiene un vídeo en bucle de 15 minutos de duración y en el que se pueden apreciar algunas de las obras de Pons Frau editadas para    lograr la sensación de tridimensionalidad y acercarlas a un realismo muy bien logrado que, a su vez, va acompañado de música y sonidos relacionados con las imágenes.

La experiencia inmersiva logra de este modo transmitir al visitante la sensación de haber conectado realmente con el pasado de Mallorca gracias a esta recopilación que recupera el valor multidisciplinario de Pons Frau, el ‘artista de los molinos’ que hizo de Mallorca su inspiración. Así pues, la exposición supone el fin de un proyecto de recuperación que se ha desarrollado durante 15 años, pero también el arranque de una invitación para redescubrir e incentivar la investigación alrededor de este artista de quien este mismo año se celebra el Any Pons Frau en Sineu y que con esta muestra permite un viaje a la Mallorca que fue.