El cineasta mallorquín Joan Bover posó este lunes por la mañana en Palma para este diario tras conocer que es uno de los nominados al Goya. | M. À. Cañellas

0

La carrera a los Premios Goya para los cortometrajes que quieran aspirar a un 'cabezón' supone «un recorrido muy largo y complicado». Estreno en festivales y entrar en algún palmarés «es clave» para optar a los galardones más importantes del cine Español. El cineasta mallorquín Joan Bover lo ha conseguido con Ulisses, que este lunes ha sido nominado a mejor cortometraje documental. El 12 de febrero, en el Palau de les Arts de Valencia, se darán a conocer los nombres de los ganadoras de una edición marcada por las 20 nominaciones del filme El buen patrón, de Fernando León de Aranoa, un récord histórico.

«Imagínese... Estoy flotando todavía, no me lo puedo creer, estoy en una nube». Con estas palabras recibía Joan Bover la candidatura al Goya para Ulisses. «Es muy complicado estar ahí por todo el recorrido y trabajo que supone, se tienen que dar muchas circunstancias para estar ahí, por eso quiero dar las gracias a la Academia y, sobre todo, al equipo de la película, sin ellos sería imposible haberlo conseguido», añadió emocionado.

Noticias relacionadas

No es la primera vez que Bover opta a un Goya, ya fue nominado por otro cortometraje documental, Kyoko, codirigido por Marcos Cabotá, que esta mañana «me ha llamado para felicitarme, es una persona a la que estoy muy agradecida, me ha enseñado muchísimo», contó. En esta ocasión estará «solo ante el peligro, lo sé, con Marcos vivimos una experiencia muy bonita, pero en realidad no estaré solo, todo mi equipo estará conmigo».

Ulisses narra la historia de esta orca que fue capturada cuando tan solo era una cría, en 1980, en aguas de Islandia. Después, empezó su cautiverio en un parque acuático de Tarragona y pasó a ser después una de las estrellas del Zoo de Barcelona durante más de una década. Finalmente, en 1994, Ulisses fue trasladado al Sea World de San Diego, en Estados Unidos, donde sigue dando vueltas en una piscina.

¿Qué tiene Ulisses que ha encandilado a los académicos? Bover cree que «es una historia que narra un hecho triste, por desgracia todavía es un realidad... Cada vez hay más gente concienciada con la situación de muchos animales en cautividad, es un tema que está sobre a mesa y algo sobre lo que se está reflexionando mucho».