Pere Malondra, Toni Vaquer, Marco Mezquida, Catalina Solivellas y Clara Fiol, ayer en Sonoteque. | Pere Bota

0

La Orquestra Simfònica de les Illes Balears sigue con su apuesta por el talento joven balear. Mañana viernes, a las 20.00 horas, en el Auditòrium de Palma, el director mallorquín Toni Vaquer llevará la batuta en un concierto junto a la formación y diversos artistas de las Islas. Esta actuación está incluida dentro de la programación del ciclo Illes Sonores.

La directora general de Cultura, Catalina Solivellas, aseguró que «para esta función hemos elegido piezas populares que todos podemos tener en nuestra memoria». Además, añadió que «es una manera de dignificar nuestra cultura. Tendremos escritas estas piezas y, así, si cualquier orquesta la quiere tocar será una manera de que nuestro patrimonio suene por distintas partes del mundo». Todo este programa se une a las políticas culturales dirigidas a los músicos jóvenes y emergentes. «Poner la Simfònica a disposición de los nuevos creadores es una apuesta clara por el talento que viene. Tanto ellos como nosotros nos nutriremos de estas colaboraciones», destacó.

Futuro

En el concierto participarán diversos músicos emergentes de la Isla. Las solistas Clara Fiol, Júlia Colom, Ana Ferrer y Joana Gomila tendrán la oportunidad de demostrar su talento en un escenario perfecto. Los glosadores Maribel Servera y Mateu Xurí, y el reconocido pianista menorquín Marco Mezquida, también actuarán. Toni Vaquer reconoció que «juntar a las generaciones es lo más sano. Poder aprender de otros artistas es lo que nos hace crecer». El espectáculo contará con la música tradicional en clave jazzística y Vaquer está detrás de los arreglos de esta sinfonía para poder acoplarla «perfectamente». «Me gusta definir esta unión como música creativa. Es algo más abierto y te permite introducir música folclórica dentro de la idea. Simplemente hay elementos de la improvisación», describió.

Este proyecto se empezó a fraguar antes de la COVID-19, pero la pandemia obligó a cancelar todos los planes. Ahora sí, ante esta oportunidad, Vaquer admitió que «actuar con la Simfònica es un reto que me da vértigo. Es algo increíble». Y es que alrededor de 70 músicos se subirán al escenario del Auditòrium bajo la dirección de su batuta. Por otra parte, el gerente de la Orquestra Simfònica, Pere Malondra, puso en valor el proyecto Illes Sonores, que surgió hace unos meses, e hizo un llamamiento a la gente para que acuda a este evento «único». «Este espectáculo, en principio, no se repetirá. Es muy peculiar por las piezas que se interpretarán y será una oportunidad única de ver a todos estos grandísimos artistas juntos». De cara al futuro, no cerró la puerta a la idea de poder girar con esta propuesta por distintas orquestas de otras comunidades del país.