Miquel Company, Joana Maria Palou, Bel Busquets, Catalina Cladera, Guillem Rosselló Bordoy, Maria Gràcia Salvà, Catalina Solivellas y Antoni Noguera, ayer en el aniversario del Museu de Mallorca. | Jaume Morey

0

Un espacio que «nos enseña quiénes éramos, somos y seremos», que «se mira al pasado» pero con el ojo puesto en el presente y el futuro. Así es, en palabras de Bel Busquets, titular de Cultura i Patrimoni y vicepresidenta del Consell, el Museu de Mallorca, que el pasado 2 de noviembre cumplió su 60 aniversario y sus impulsores lo celebraron anoche con un acto institucional presidido por Catalina Cladera, presidenta de la institución insular.

La velada contó con proyecciones de videomapping y audiovisuales en el patio del centro, que desvelaban las obras más destacadas del Museu de Mallorca. Antes, Cladera, Busquets y otras autoridades tomaron la palabra con sus parlamentos. Participaron el conseller de Fons Europeus, Universitat i Cultura del Govern, Miquel Company; la presidenta del Consorci de la Ciutat Romana de Pol·lèntia, Bàrbara Rebassa; Santiago Cortés, el responsable de la Societat Arqueològica Lul·liana; y por supuesto, la directora del centro, Maria Gràcia Salvà, quien agradeció la asistencia de todos los presentes.

«Detrás de estados 60 años hay muchísima gente que ha creído en el museo en la conservación del patrimonio y eso hizo que se crease este museo», expresó Catalina Cladera, quien añadió que a partir de ahora se trabajará para que el museo sea más ambicioso y útil para la sociedad a nivel cultural, educativo y social». Mientras, Busquets anunció que ya se está trabajando con el Ministerio de Cultura de cara a la exhibición del busto de Augusto, una joya hallada en el yacimiento romano de Pol·lèntia en el siglo XVI, tal y como informó en primicia este periódico.

Emotiva

Esta emotiva conmemoración dejó otra estampa para la historia, una que reunió a tres de las personas que han dirigido el museo: Guillem Rosselló Bordoy, Joana Maria Palou y la actual responsable. Faltó Bartomeu Salvà, que ocupó el cargo en 2018. Finalmente, el cerca de un centenar de asistentes al aniversario del Museu de Mallorca disfrutó de un cóctel en el patio.