Foto de 'familia' del equipo de la película 'Pan de limón con semillas de amapola', de Benito Zambrano. | Pere Bota

0

El equipo de Pan de limón con semillas de amapola ya está en Palma. La película, dirigida por Benito Zambrano y que se basa en la novela homónima de Cristina Campos, abrirá la décima edición del Evolution! Mallorca International Film Festival, cita fundada y dirigida por Sandra Seeling Lipski. La gala inaugural se celebrará este jueves 27 de octubre, a las 20.00 horas, en el Teatre Principal de Palma.

Zambrano ha protagonizado un encuentro esta mañana con la prensa junto a las actrices protagonistas del filme, Elia Galera y Eva Martín, así como también el compositor mallorquín Joan Valent, que firma la banda sonora.

Benito Zambrano ha reconocido que el rodaje de la cinta, que arrancó hace justo un año, tuvo lugar en unos momentos muy «complicados», marcados por la pandemia del coronavirus. «Egoístamente hablando, lo único bueno que nos trajo la pandemia fue que pudimos crear una burbuja en el maravilloso pueblo que es Valldemossa. Como no podíamos hacer gran cosa, todo el equipo se concentró en la película. La calma y la tranquilidad vino muy bien para el filme», ha contado entre risas. El cineasta ha recordado que vuelve al Evolution! después de diez años, ya que inauguró la primera edición del festival con su primer largometraje: La voz dormida. «Ahora regreso al Evolution! con mi quinta película. Estoy muy feliz y contento», ha afirmado.

Zambrano ha descrito Pan de limón con semillas de amapola como «una historia que puede ocurrir en muchos sitios, es contemporánea y está protagonizada por mujeres contemporáneas». «Una de las cosas que nos atrajo de la novela de Cristina Campos es precisamente esto. Si en mi primera película rendía homenaje a una mujer trabajadora rural, aquí la mujer trabajadora es urbana», ha comparado. «Mallorca está muy presente, también en el final épico, con el Torrent de Pareis como telón de fondo. Es un marco impresionante para un final muy tierno y bonito», ha añadido.

Por su parte, Joan Valent ha explicado que el proyecto le llegó a través de Teresa Font, una «buena amiga» y montadora del filme. «Me llamó un día y me dijo: 'tienes que conocer a Benito Zambrano, que está rodando una película. Creo que os caeréis muy bien' y así fue. Enseguida nos entendimos», ha contado. La película, ha señalado Valent, «tiene una solidez emocional y estructural tan bonita que resulta fácil hacer la música». Valent compuso la música al piano junto a Zambrano, quien ha asegurado que «me ha hecho sentir músico, he podido disfrutar jugando, íbamos haciendo pruebas juntos y ha sido un divertimento, fácil y fluido».