Imagen de las carpas y del equipo de producción de la serie ‘The crown’, en el rodaje en sa Calobra.

Uno de los mayores reclamos turísticos de la Isla se convirtió este miércoles en uno de los lugares elegidos por Netflix para rodar The Crown durante su estancia en Mallorca. Los camiones y furgonetas del equipo de producción se trasladaron hasta sa Calobra, donde ‘transformaron’ la famosa playa para la ocasión.

A ojos de los curiosos turistas que visitaban este rincón mallorquín, las carpas negras con el personal de producción chocaban con ese paisaje natural y desierto. Fueron muchos los que se preguntaban qué sucedía La respuesta era que The Crown iba a rodar en sa Calobra.

La mañana se presentaba más british que nunca. Las nubes negras se desahogaron y la lluvia cayó con intensidad. El mal tiempo dificultaba el acceso a sa Calobra pero varios vehículos de The Crown se aventuraron por las impactantes curvas de la ruta y llegaron al destino. Allí también fueron llegando turistas que no sabían lo que se encontrarían.

Los técnicos del equipo fueron montando carpas y depositando distinto material playero: colchonetas, sombrillas, cubos y palas abundaban y todo indicaba que iban a rodar una escena con los pequeños Guillermo y Enrique, hijos de Lady Di. Diferentes cámaras y drones se preparaban para tomar algunos planos del exclusivo enclave turístico.

El restaurante Brisamar cerró sus puertas para convertirse en el comedor del equipo de Palma Pictures. Todo preparado para la acción.

Así pues, The Crown sigue de ruta por la Isla y el paisaje natural de sa Calobra formará parte de la nueva temporada de la serie británica.