Imagen promocional de la orquesta Adda Simfónica, con su batuta principal, Josep Vicent, en el centro.

0

El Claustre de Sant Domingo de Pollença será este sábado escenario, a las 22.00 horas, de un nuevo concierto de la 60 edición del Festival de esta localidad. La velada musical correrá a cargo de AddA Simfònica, con Pablo Sáinz-Villegas a la guitarra y bajo la dirección de Josep Vicent, quien fuera la batuta titular de la Simfònica de Balears entre 2013 y 2014.

En el evento de hoy, los protagonistas ofrecerán un programa basado en la Sinfonía n.º 1, Clásica, en re mayor, op. 25 de Prokófiev; el ‘Concierto de Aranjuez’ para guitarra y orquesta de Joaquín Rodrigo y la Sinfonía n.º 5 en mí menor, op. 64 de Chaikovski. La guitarra, en este caso en manos de Sáinz-Villegas, ha sido una gran protagonista en los 60 años de historia del Festival, con figuras como Andrés Segovia, Narciso Yepes, Pepe Romero y Gabriel Estarellas, entre otros.

Por su parte, Adda Simfònica es la orquesta estable del Auditorio de la Diputación de Alicante. Su sorprendente trayectoria ha generado una enorme repercusión nacional e internacional por la calidad y energía de su personalidad sonora, y trabaja con directores invitados como el maestro Valery Gergiev, Christian Lindberg, Álvaro Albiach, Jurjen Hempel o Yaron Traub, entre otros, junto a solistas como Maria Joâo Pires, Pacho Flores, Ángeles Blancas, Stefano Bollani, Denis Kozhukhin, Juan Floristán, Varvara Nepomnyashchaya, Damià Martínez, Maria Florea, Iván Martín, Joan Enric Lluna, Ginesa Ortega, Marina Heredia, Cañizares, Juan Echanove, Joaquín Achúcarro.

En cuanto a Josep Vicent, es director artístico y musical del Auditorio Adda (España) y el director principal de la Adda Simfònica desde 2018. Batuta titular de Jeunesses Musicales World Orchestra desde 2005, fue también titular de la Orquestra Simfònica de Balears y director artístico del Festival Xenakis.

Por su parte, Pablo Sáinz-Villegas es el primer guitarrista solista que tocó en lo Carnegie Hall de Nueva York desde que lo hizo el maestro Andrés Segovia el 1983 y el primer guitarrista que tocó con la Orquesta Sinfónica de Chicago desde el 2001. Desde su debut con la Filarmónica de Nueva York, bajo la batuta de Rafael Frühbeck de Burgos en el Avery Fisher Hall de Lincoln Center, ha tocado en más de cuarenta países y con orquestas como la Filarmónica de Israel, Sinfónica de San Francisco, Tonhalle de Zúrich y la Orquesta Nacional de España.