El Crist dels Gerrers, durante su restauración, con algunas mejoras a la vista. | Amalia Estabén

1

Los padres agustinos de la iglesia del Socors de Palma han encargado la restauración de la imagen de Santísimo Cristo de la Trinidad, conocido como Sant Crist del Gerrers, y el conjunto que lo circunda al estudio Es Taller. Las labores se están realizando bajo la dirección de la reconocida restauradora mallorquina Montse Dezcallar, junto a Elena Saiz y Noemí Casellas. Se estima que la rehabilitación dure aproximadamente unos dos meses.

Según el rector de la iglesia del Socors, Jesús Miguel Benítez, el mencionado Cristo «fue patrón del gremio de los alfareros que poblaban antaño este barrio palmesano; por tradición oral, sabemos que las alfarerías del barrio de sa Gerreria, por devoción al Santo Cristo a cuyo patrocinio se encomendaban, paraban el trabajo a las siete de la tarde [maestros, oficiales y aprendices] y elevaban un padrenuestro por las ánimas benditas y las necesidades de sus familias y negocios. El culto a la venerada imagen está en la actualidad a la entrada de la capilla de San Nicolás de Tolentino, próxima a la capilla de Santa Rita. La imagen sufrió, hacia los años 90 del siglo pasado, una desafortunada e inexperta intervención, además del deterioro propio del roce piadoso de los fieles, lo que reclamaba esta intervención que ahora se lleva a cabo».

En Es Taller vimos a Montse Dezcallar trabajando sobre la imagen de este Cristo, que con los brazos extendidos mide 1,55 metros y cuya estatura da 1,57 metros. Según Dezcallar, «llegó al taller muy perjudicada debido a una intervención anterior, la cual se ha eliminado, apareciendo bajo la misma las carnaciones originales de gran calidad y belleza. Se ha decidido conservarlas y estucar tan solo las faltas en las capas de preparación y realizar una reintegración ilusionista de las mismas, con pigmentos puros al barniz. En todo el proceso de restauración se asegura su reversibilidad».

«Al mismo tiempo», relató la restauradora, se han restaurado «las molduras de talla de madera, doradas en oro fino, que enmarcan el lienzo de fondo de gran formato en el que se representa a la Virgen María y al apóstol San Juan al pie de la cruz, con unas dimensiones de 1,87 por 2,10 metros».

Por su parte, el rector Benítez agregó en este sentido que «el esfuerzo que la comunidad agustiniana está haciendo en los últimos años por mantener con la dignidad que requiere el patrimonio histórico y artístico de su iglesia del Socors, se sostiene sólo, y en parte, sólo en parte, con los donativos de los fieles asiduos al templo, que reconocen esta labor de los agustinos, digna de todo encomio».