El Ajuntament de Sóller comenzó a montar el anfiteatro con balas de paja inspirado en la obra premiada del arquitecto Josep Maria Puigdemasa.

20

El compositor Joan Valent se está planteando denunciar al Ajuntament de Sóller por plagiar la idea de un anfiteatro formado con pacas de paja, que iba a ser uno de los reclamos del festival Caiassa. «Es un atentado contra la propiedad intelectual», denuncia el reconocido músico, que se había aliado con el arquitecto Josep Maria Puigdemasa para montar este teatro en un campo en Algaida, en principio previsto para este verano.

Tras contemplar cómo un ayuntamiento solleric le ha copiado la idea, Valent ha anunciado que «me voy de la Isla. Después de esto, quiero anular el ciclo de música».

Por su parte, el arquitecto ha mostrado su indignación por la copia de su proyecto, que ganó el premio de la 5º Mostra d’Arquitectura de les Terres de Lleida en la categoría de intervenciones en espacios exteriores. El jurado valoró de esta obra «la habilidad en trabajar tanto desde la escala del paisaje a la doméstica utilizando un material propio del medio sin manipulación pero escribiendo una marca en el paisaje».

joan valent foto morey _2.jpg
Joan Valent en Algaida. Foto: Jaume Morey

El Ajuntament de Sóller anunció este martes la instalación de un anfiteatro al aire libre para eventos veraniegos, para lo que ha alquilado un solar rústico que se ha cerrado con grandes pacas de paja. El Consistorio tiene previsto celebrar allí conciertos, exposiciones u otras actividades. La iniciativa ha surgido de la concejalía de Promoción Económica, dirigida por Sebastià Aguiló, ex de Ciudadanos.

Noticias relacionadas

El compositor advierte que «la de Sóller es una copia asquerosa de nuestra espiral de paja. Están copiando el proyecto sin autorización del arquitecto. Hace diez meses que estamos trabajando en este festival y en el anfiteatro». De hecho, había mantenido reuniones con la propia presidenta Francina Armengol, quien ya conocía el proyecto de Valent.

El compositor y promotor de este festival internacional de música clásica se puso en contacto ayer con el concejal impulsor de esta iniciativa en Sóller y «me dijo que había cogido la idea de un concierto que hicieron en Lleida. Precisamente ese anfiteatro lo había hecho el arquitecto de nuestro proyecto. Otros organizadores de eventos piden permiso a Josep Maria Puigdemasa antes de replicar su anfiteatro».

Efímera

Esta construcción efímera al aire libre hecha con balas de paja es un ejemplo de construcción sostenible. Supone un cambio de paradigma a raíz de la pandemia, y retoma el contacto con el medio rural como respuesta ante el virus.

Valent señala que aunque no se había presentado aún oficialmente al público, el dossier del festival se había movido por el Govern balear, Consell de Mallorca y otras instituciones culturales para el impulso de Caiassa Mallorca International Music Festival. Incluso ya contaba con los apoyos del Govern, del Consell así como del Institut d’Estudis Baleàrics (IEB), entre otras entidades. Sin embargo, los retrasos en la tramitación de ayudas han pospuesto la celebración de este festival, que iba a contar con la presencia de renombrados músicos como Francisco Fullana, Sebastian Knauer, Johannes Strate, Matthias Kirschnereit, Giovani Solima, Giuseppe Anadalorio y Sven Helbig, además del Lincoln Center’s Chamber Music Society, la Orquestra Simfònica de les Illes Balears, dirigida por Pablo Mielgo; Llavors Percussion Ensemble o Joan Valent Ars Ensemble.

La organización del ciclo de conciertos estaba formada por el propio Joan Valent, además de Michael Lang, presidente de la discográfica Deustche Grammophone, el pianista Sebastian Knauer y el violinista Francisco Fullana. Además, también están Albert Gibert, productor ejecutivo y técnico del festival, así como Pedro Barbadillo, presidente de la Mallorca Film Commission.

El compositor será el encargado de la banda sonora de la nueva película del director Juan Cavestany.

Tras un primer concierto en Lleida, la idea era montar este anfiteatro
con balas de paja recolectadas del propio campo donde se iba a celebrar
el festival de música Caiassa.