Vista aérea de la necrópolis de Son Real. | Ajuntamen de Santa Margalida

1

Los secretos más recónditos de la necrópolis de Son Real están a punto de salir a la luz. Tras un año de impasse debido a las restricciones derivadas de la pandemia del coronavirus, el Ajuntament de Santa Margalida retomó ayer las tareas de excavación, una nueva campaña que pondrá el punto y final a este proyecto arqueológico que se inició en el año 1988. Más de tres décadas de trabajo que escribirán este año su último capítulo, el más esperado.

En este sentido, el Consistorio de Santa Margalida cuenta con un total de 40.000 euros de presupuesto para esta última campaña de excavaciones en Son Real, «uno de los yacimientos más importantes y ricos» del norte de Mallorca, y «uno de los más emblemáticos de la arqueología balear», detallan desde el Ajuntament.

Así, el Ayuntamiento vilero hace balance de estas más de tres décadas de trabajo en la necrópolis. A falta de los hallazgos de este año, se han descubierto un total de 143 tumbas en 935 metros cuadrados; al mismo tiempo, los arqueólogos han podido recuperar restos óseos de un mínimo de 425 personas. También se han hallado fragmentos de cerámica, huesos, cristal y metales correspondientes a herramientas, armas, vasos y objetos personales o de uso ritual. Unos resultados que en el mes de julio se completarán cuando se finalice la campaña.