Excursión a Porto Cristo de un grupo de miembros del Orfeó, 1949.

1

Ahora que está tan poco de moda la investigación documental rigurosa y tan en boga la memoria indocumentada mal llamada histórica, bueno será indicar que un archivo poco conocido entre nuestros estudiosos es el Centre de Documentació de l’Orfeó Català que se encuentra en la calle Palau de la Música de Barcelona.

Se guardan allí infinidad de programas musicales y materiales que constituyen parte de la historia del Palau de la Música Catalana y del Orfeo Català. Lógicamente, Mallorca está bien presente en este archivo. Por ejemplo, en el mismo se encuentra el programa de la conferencia del charlista (así se llamaba a sí mismo) Federico García Sanchiz (1940) titulada ‘El Mediterráneo, el Imperio y la Hispanidad’ que estaba ilustrada con un mapamundi que era xilografía de la Casa Guasp (Palma), la imprenta con la saga de impresores más antigua del mundo.

También vemos el programa del primer Festival Chopin (1931) celebrado en Palma y sobre todo en la Cartoixa de Valldemossa donde tocó nada menos que Pau Casals.

Bucólica postal a color del Torrent de Pareis
que fue enviada en 1909.

Muchas danzas nuestras vieron los espectadores del Palau de la Música: en 1951 actuaron los Dansadors de la Vall d’Or (Sóller); un año después, el grupo catalán Esbart Verdaguer dirigido por Manuel Cubeles ofreció jotas, copeos, boleros y mateixas de Mallorca. En el programa leemos que «las danzas mallorquinas ofrecen una variedad considerable por haberse mantenido vivas en la esfera popular».

Postales de la Tramuntana

Destacan dos tarjetas postales, una de Sóller y otra del Torrent de Pareis, que envió en 1909 Francesc Millet al crítico musical y pianista barcelonés Frederic Lliurat, en una de ellas le cuenta que ha andado cuatro horas por la playa para llegar a Palma, que donde está alojado en Mallorca no llega ni el correo ni los periódicos.

No faltan los programas de conciertos, que ya son casi ‘vintages’, de Maria del Mar Bonet o los de las excursiones que hicieron a Mallorca los socios del Orfeó Català.

Sin embargo, recordemos, que uno de los fondos musicales relativos a Mallorca más importantes que existen está en la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos, donde se guardan las notas y letras de los bailes populares mallorquines que fue recopilando el gran etnomusicólogo Alan Lomax cuando estuvo recorriendo los pueblos de la Isla (1952).

Programa del Orfeó ilustrado con una foto
de bailes mallorquines, 1953.