El escritor catalán Jaume Benavente, en Quars Llibres. | Jaume Morey

1

Jaume Benavente (Barcelona, 1958) presentó ayer, en la librería Quars Llibres de Palma, Somnis de Valparaíso (Editorial Bromera), novela con la que consiguió el Premi València Alfons el Magnànim de narrativa. El autor estuvo acompañado por la escritora Dora Muñoz.

«Somnis de Valparaíso es una novela de personajes, coral, reflexiva y a la vez pictórica, incluso onírica, también hay algún elemento negro, es mi texto más complejo y ambicioso”» apuntó Benavente, que ha ambientado sus novelas en diversos lugares del mundo, como Lisboa, Madeira, Sarajevo o Cuba, y que, en esta ocasión, recorre las calles de la ciudad chilena de Valparaíso.

«En el año 2015, me invitaron a presentar en Santiago de Chile la versión castellana de mi novela Nocturn de Portbou, decidí seguir mi intuición y pasar tres días en Valparaíso, lugar que me atraía, y descubrí una ciudad llena de contrastes, de cara al Pacífico, un lugar que había sido importante y que había decaído después de la construcción del canal de Panamá, me encontré con una ciudad hipnótica y llena de misterio», recordó.

De esa estancia, inicialmente surgió el ensayo Una mirada interrogativa & altres textos errants (Libros de la Vorágine), donde Benavente divulgaba sus pulsiones literarias y relataba el viaje de ida y vuelta a Brasil, donde su familia se trasladó durante su primera infancia y que le acabaría conformando su futura mirada. «Ese libro me sirvió como empujón creativo para, después, acabar escribiendo Somnis de Valparaíso», detalló.

Viaje

Benavente ha publicado una veintena de libros. A menudo, sus novelas están estrechamente relacionadas con el viaje. «La primera imagen de mi vida, mi primer recuerdo, es mi abuela ofreciéndome un plato de cerezas, justo antes de subir a una furgoneta que nos llevaría al puerto, para embarcar hacia Brasil en una travesía de 15 días. Yo tenía tres años», señaló el escritor, que afirmó que «escribir es, en realidad, explorar el mundo e interpretarlo, y explorarse a uno mismo, tienes la necesidad de compartir percepciones y afinidades con los demás, compartir la mirada con el lector».

De Somnis de Valparaíso, protagonizada por un oficinista chileno de origen catalán que pasea por la ciudad con su cámara Leica, Benavente detalló que «el tema es la fragilidad del mundo, la de unas vidas que se cruzan y de sus sueños, así como la identidad», y comentó que «en mi literatura, el tema nace del paisaje y de la propia escritura, los libros crecen y se transforman a medida que los escribo, es un material orgánico».

El novelista contó que «mis libros de viajes, como Viatge d’hivern a Madeira y Dietari de Porto, son claros ejemplos de mi forma de entender la literatura de viajes, donde se combina la descripción, la reflexión y la ficción», y declaró que «tengo una nueva novela en curso, profundizando en los tres libros que constituyen el núcleo de mi escritura, Nocturn de Portbou, Llums a la costa y Somnis de Valparaíso, y, en paralelo, preparo un relato de viajes ambientado en la costa oeste de Irlanda, que ya he tenido que retrasar tres veces por culpa de la pandemia».