Cambian el logotipo, la gráfica de comunicación, de las exposiciones y de la señalización del museo, 10 años después de la última renovación de su imagen corporativa. | Es Baluard

5

El museo Es Baluard de Palma ha dado a conocer este miércoles su nueva marca, creada con la intención de internacionalizar su imagen corporativa, y que también supone cambios en la arquitectura y distribución de los espacios expositivos.

Cambian el logotipo, la gráfica de comunicación, de las exposiciones y de la señalización del museo, 10 años después de la última renovación de su imagen corporativa, ha informado Es Baluard en un comunicado.

La institución cambia de nombre a Es Baluard Museo de Arte Contemporáneo de Palma y además se ha creado una tipografía expresamente para el museo, con «una imagen contemporánea y rupturista».

El proceso de renovación de la marca lo ha llevada cabo el estudio de diseño Hermanos Berenguer, que ha trabajado conjuntamente con el equipo de Es Baluard a lo largo del último año para crear una imagen con el objetivo de «situar el museo en el tiempo presente y a escala de las instituciones museísticas internacionales».

Supone una apuesta por la transparencia, con nuevos códigos de comunicación e información y con el museo «como un espacio de encuentro abierto a la ciudadanía, que invita a la acogida, los cuidados y los afectos, con el objetivo de pensar la sociedad desde la autonomía de los visitantes».

La directora de Es Baluard Museo, Imma Prieto, considera básico que la imagen del museo sea «sinónimo de acompañamiento e invitación, algo que era inexistente hace un año. Llegar hasta aquí y saber dónde estamos, qué encontraremos y como accedemos a los contenidos es algo que ahora sí es posible».

En la reestructuración de espacios, se ha reformulado la disposición de las salas expositivas con una nueva distribución, unificando la Planta 1 en una única sala (espacio D) para las muestras de artistas locales y la división en dos zonas de la Planta 0 (espacios A y B), que acogen exposiciones temporales. La Planta -1 (espacio C) se mantiene para programar proyectos temporales.

Además, la ubicación de los diferentes espacios, así como los proyectos que acogen, puede verse en un plano en la entrada, junto a los folletos de sala adaptados a la nueva línea gráfica.

La nueva tipografía, con la dirección de arte de Hermanos Berenguer y producida por Fat Type, se caracteriza por su neutralidad, sencillez y legibilidad, «aportando una imagen contemporánea personalizada y rupturista que construye una identidad común para todos los elementos».

La nueva línea gráfica persigue «acompañar y reforzar en todo momento y de forma armónica el proyecto desarrollado por la institución», así como «transmitir un lenguaje contemporáneo y dinámico», según explican Hermanos Berenguer.

En cuanto al diseño de la señalética, más clara e intuitiva, comentan que «se ha optado por una intervención muy limpia y respetuosa con la arquitectura de los diferentes espacios».

La nueva marca ya es visible en el rótulo de la entrada del Museo, los carteles informativos sobre programación en el patio exterior, la señalética de taquillas y pasillos, las entradas, las tarjetas del programa Amigos de Es Baluard, las banderolas y otros soportes de publicidad externos, además de la señalética informativa desarrollada con motivo de la COVID-19. La página web se renovará próximamente.

El estreno de la nueva marca se inicia asimismo con el lanzamiento de la campaña «Let 's Read Contemporaneity Together», una llamada a la reflexión colectiva en torno a las diferentes problemáticas que atraviesan la contemporaneidad, como los feminismos, los cuerpos, las identidades, las utopías y la nueva normalidad.

El Museo ha comenzado a producir productos como bolsas con la nueva línea gráfica, actualizando la oferta de su tienda.