Imágenes de la Adoració dels Reis de este año. | T. Ayuga

12

La «Adoracio dels Tres Reis d'Orient» logró sobreponerse al coronavirus y a la pandemia y se celebró este miércoles en su tradicional escenario de Ses Voltes y, como ya se decidió el año pasado, el inicio se adelantó a las 11:30 horas para que el público pudiera llegar a sus casas a tiempo para la comida y abrir los regalos de Reyes.

En esta edición no hubo aglomeraciones como en las funciones anteriores, pues se llevó a cabo un control estricto de aforo y de acceso. Solamente 180 personas podían sentarse en las sillas de plástico, previamente desinfectadas, y habiendo entregado una invitación a modo de entrada.

Las mascarillas eran obligatorias en todo momento, algo que también cumplieron la veintena de actores que se subieron al escenario. Eso sí, las mascarillas de los personajes guardaban una pequeña parte transparente para facilitar la recepción de los espectadores y también para el trabajo de los mismos intérpretes.

Las morcillas de este año tan insólito no fueron numerosas y las que hubo fueron dedicadas a la «fuga» del rey emérito y al incumplimiento del toque de queda por parte de la presidenta Francina Armengol.

Destacaron especialmente por sus interpretaciones los ya actores profesionales Joan Carles Bestard (Herodes) y Clara Ingold (maestra de ceremonias), aunque también sobresalieron la directora insular de Patrimoni del Consell Kika Coll (doctora de la llei), el periodista y dramaturgo Rafa Gallego (secretario) y las tres criadas de los tres reyes: Neus Sánchez, Tais Mico y Elena Navarro, esta última regidora de Cort.