Joan Riera: «El olvido del pasado es la locura, la memoria supone la lucidez»

| Palma |

Valorar:
El día 10 de diciembre a las 19.30 horas Joan Riera presentará el libro en Can Balaguer.

El día 10 de diciembre a las 19.30 horas Joan Riera presentará el libro en Can Balaguer.

Los granos de arena que forman las playas son fruto del proceso de la erosión durante millones de años. El mar acaricia esos cuerpos hasta hacerlos diminutos y se convierten en escenario de infinitas historias, desde besos robados al atardecer hasta la sangre vertida en una guerra. La memoria del periodista Joan Riera viaja hasta una playa muy concreta, la de Magaluf, hace varias décadas, siendo él todavía un niño, y recuerda cómo jugaba a buscar cicatrices en las pieles alemanas y británicas que visitaban la Isla. Marcas expuestas al sol mezcladas con el olor de la cerveza compartida por quienes pocos años antes se disparaban en arenales menos lúdicos. «La memoria estaba presente ahí», detalla Riera, «como lo está en cada generación. El problema llega cuando esta nos falla colectivamente». De esto trata La memòria esclava, su primera novela que publica el sello Balèria y con la que «profundiza» en el recuerdo compartido.

El día 10 de diciembre a las 19.30 horas en Can Balaguer será cuando Riera, junto a Lluís Maicas, Guillem Rosselló y el director de este diario, Miquel Serra, desvelen más sobre la trama de la novela, la cual es contada por un abogado «progre y revolucionario durante la Transición que acaba colaborando con los servicios secretos para destruir a un personaje público que es un referente de la Memoria Histórica».

Reminiscencias

Esta es la parte más estructural del libro, algo así como el tronco del cual brotan brazos que conforman un enorme árbol de muchas ramificaciones. A lo largo de las páginas van apareciendo «casos de corrupción que recordarán a algunos a los que hemos tenido aquí y al lector le irán sonando constantemente», pero desaconseja hacer la analogía de buscar nombres reales para los ficticios, aunque sea tentador por las reminiscencias que puedan dar. «Todo es ficción», indica y advierte que «no me interesan el cómo, el cuándo ni el dónde, sino el por qué». Todo ello se articula para «dar una visión del poder desde una óptica actual y novelada», con intrigas, intereses de conflictos e hilos manipulados detrás de los focos.

«El poder es como un teatro en el que ves lo que está delante, pero no todo lo que está detrás». De ahí las maquinaciones que impulsan una historia en la que personajes y lectores revisitan constantemente un tiempo pretérito que, sin ser necesariamente mejor, pudo haberlo sido. De este modo, Riera repasa la Transición, las mayorías absolutas socialistas, la pervivencia del franquismo en la democracia, las renuncias y las concesiones de unos y otros, y un gran calado más de circunstancias y situaciones que fueron herederas de su época y de las que ahora somos herederos nosotros. «En aquel momento se salvó la situación, pero los traumas siguieron y hasta hoy», lamenta el autor.

Traumas

La prueba de que arrastramos estos traumas como sociedad está a nuestro alrededor, «solo basta con encender la televisión», india Riera para quien la única solución pasa por «profundizar». Eso es «lo que he intentado hacer y lo he hecho a través de mi memoria», lo cual explica que haya hechos que puedan «sonar al lector» ya que «todo escritor se basa en lo que conoce» y sus años en el periodismo de investigación nutren una imaginación y creatividad fusionada con realidad.

Experiencias que son solo suyas porque «el pasado es memoria y nada nos pertenece tanto como ella». Y más todavía, «todos somos esclavos de nuestra memoria, pero esta no es la verdad, sino una manera de sentirla». He ahí el ancla que hay que saber gestionar, un amarre que puede dar estabilidad a nuestras acciones, pero, al mismo tiempo, imposibilitarlas inútilmente sin permitirnos avanzar.

En esa dicotomía se mueven los protagonistas del engranaje que dibuja La memòria esclava, el pasado nostálgico o el futuro prometedor. Pero no deja de ser un espejo de nosotros mismos, de España y Mallorca, que no puede –ni debe– olvidar, pero sí convivir con la historia: «Gracias a la memoria, las decisiones que se toman son más prudentes» por saber lo que ya ha ocurrido. «La locura es el olvido del pasado, la memoria supone la lucidez».

Las fichas que Riera mueve en su tablero elaboran una reflexión sobre cómo «todos somos condicionados por el pasado individual o colectivamente». Aunque con la salvedad de que «un trauma individual no superado puede llegar a olvidarse, pero el colectivo nos perseguirá durante siglos. Se supera o pervive», infiere Riera.

Cicatrices

No se trata, pues, de enterrar lo acaecido, lo traumático, ni de ocultar la herida que no sanó y no ha dejado de supurar desde su dolorosa e inolvidable incisión punzante. Se trata, más bien, de ser capaces de mostrar las cicatrices que toda sociedad y todo individuo tiene a pleno sol mientras manos y pies son acariciados por la indiferente arena de una playa, con el olor dulzón de la cerveza impregando una imagen placentera por y para el recuerdo.

Comentar

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión.

AnteriorSiguiente
Página 1 de 3

Más de lo mismo , divide y chuparas
Hace 3 meses

Estos son los continuadores del odio inventando facciones denominadas derechas y otras izquierdas , en el fondo son los mismos señores feudales con sus diferentes escudos de armas intentando vivir de la masa campesina , ahora obreros , y los señores feudales ahora llamados políticos , ni caso a estos vende escudos de armas , el pueblo debe coger las riendas y funcionar con gestores al servicio nuestro con experiencia y valía no reyezuelos sin más afán que riqueza y poder.

Valoración:0menosmas

pau
Hace 3 meses

Unos ganaron y otros perdieron, la historia no va a cambiar nada y el que esté limpio de culpa, que tire la primera piedra,. Pero si seguimos por éste camino, no auguro un fácil futuro

Valoración:2menosmas

Siempre lo mismo
Hace 3 meses

Planteamiento típico entre la "intelectualidad" de hoy. Es su tema favorito, quizá a falta de otros.

Valoración:4menosmas

Andreu
Hace 3 meses

Mas Arthur: En Mallorca la represión solo fue en una dirección, la que impusieron los responsables del golpe. Deje usted de manipular la historia en su beneficio. Aquí prácticamente no hubo guerra (a excepción de las 3 semanas del desembarco en la costa de Manacor). Todo fue represión y asesinatos sobre personas civiles y desarmadas. Y fue obra de los mismos que hoy opinan en chats militares proponiendo eliminar a la mitad de la población. ¿Quién genera odio?

Valoración:1menosmas

Colombaire
Hace 3 meses

Mas Arthur. No se puede ser más cínico. Comparar lo que hacen los hombres en una guerra con lo que hizo franco de dictador es absolutamente deleznable. En guerra todos los hombres son animales, TODOS. En la dictadura sólo el Dictador. Dejad de mentiros a vosotros mismos. A nosotros no nos engañais nunca más

Valoración:0menosmas

Perdonavidas SA
Hace 3 meses

Se percibe por estos pagos un estratosférico empanamiento mental de inventados héroes antifascistas y bla bla bla , con ribetes racistas y síntomas de estrepitoso fracaso personal por tierra, mar y aire, en plan tragedia andante.

Valoración:3menosmas

t
Hace 3 meses

Vegent els comentaris en aquest xat,és evident que el feixisme castellà,ni vol amollar es mac.Cap reconciliació es imposible amb qui no vol deixar de dominar als altres!!

Valoración:0menosmas

El feixisme camuflat
Hace 3 meses

Gràcies per la teva proposta, Joan. Pareix que dones un poc de llum a una situació, l'actual, en la que el franquisme econòmic continua sent el poder dominant i el feixisme ja es deixa veure sense màscares. Només cal llegir els comentaris ...

Valoración:-4menosmas

Mas Arthur
Hace 3 meses

Evidentemente la memoria de este sr. es bastante selectiva ya que sólo se acuerda de los asesinados por una de los bandos hace muchísimos años y se olvida de los asesinados y torturados por otros. El odio sólo genera odio y está creando una gran división el la sociedad actual. pero quizás esto es lo que está buscando. Le queda al Sr. Riera muchísimo trabajo que hacer si tiene que remontarse en la Historia para escribir sobre todas las barbaridades que los humanos han hecho a lo largo de su existencia. Los nacionalismos nunca han sido buenos para nadie y han traído muchas guerras y muchos desastres. Felizmente las naciones que lucharon en las dos guerras mundiales y existe una gran concordia. España en el 78 eligió este camino, de reconciliación pero algunos quieren regresar al 36. Qué pena y qué poca vergüenza.

Valoración:16menosmas

Nano
Hace 3 meses

Prefiero vivir el presente, mirar con esperanza el futuro a recordar un pasado amargo y triste y más si ni siquiera lo he vivido.El pasado no se puede cambiar , el futuro si.

Valoración:16menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 3