Imagen de archivo de la Catedral, que busca ahora nuevas voces para su coro. | T. Ayuga

8

Los cantantes que integran el Coro de la Seu despertaron esta semana con una noticia que no esperaban: El Cabildo de la Catedral, órgano gestor del conjunto vocal, ha convocado pruebas selectivas para «cubrir diferentes puestos», tal y como se describe en dicha convocatoria, unas audiciones previstas para el próximo 14 de noviembre y cuyo plazo de inscripción concluye el 6 del mismo mes. En realidad, según informaron este miércoles a Ultima Hora fuentes cercanas al coro de la Seu, «va a ser una renovación total, no se quieren cubrir diferentes puestos; si alguna de las 27 personas que hasta que llegó la crisis del Covid-19 cantaban en el coro tendrán que volver a audicionar si quieren seguir en la formación». Por eso, consideran que «se está cometiendo una injusticia».

Según estas mismas fuentes, todo empezó a torcerse cuando el Cabildo destituyó el pasado mes de julio al que era el director del coro, el sacerdote Diego León, por «colisionar con la moral católica». Los hasta ahora cantantes del Coro de la Seu llevaban trabajando en esta formación desde hace «seis años, algunos menos, pero lo hicieron pasando unas pruebas; no tiene sentido que ahora les hagan audicionar, lo que de verdad buscan es dejarles fuera, expulsarles».

Contratos

Noticias relacionadas

Las condiciones laborales de los cantantes, en este caso, no estaban dentro del marco legal, pues «no tienen ningún tipo de contrato y ahora les quieren apartar». Su sueldo era de aproximadamente 300 euros al mes: «45 por cada celebración y 15 euros por ensayo, lo que al final daba más o menos esa cifra, a veces más y otras menos».

El calendario de conciertos del Coro de la Seu se interrumpió el pasado marzo con el estallido de la pandemia del coronavirus, aunque hace algún tiempo que «se está llamando a dos o tres coristas para las celebraciones de los domingos», aunque «ahora el sueldo por concierto no es de 45 euros, sino de 10, una cantidad ridícula; lo que está pasando aquí es que quieren reducir los costes del coro y para poder bajarles el sueldo tienen que expulsar a los que ya estaban y ocupar todas esas plazas con personas nuevas, y como no existen contratos pueden hacerlo», denuncia la misma fuente.

Según ha podido conocer este periódico, la mayoría de los componentes del coro «son gente muy joven, estudiantes de especialidades musicales que con esos 300 euros podían cubrir sus costes, ya sean de alquier o para comer, ahora se van a quedar sin ese dinero». En definitiva, «lo que está fatal y es más grave es que se han enterado por las noticias en prensa de que hay un director nuevo en el coro [Raúl Martínez Villanueva] y que se han convocado pruebas de selección para renovar el plantel de cantantes, teniendo ya el coro todos sus miembros, no se entiende y es una verdadera injusticia, no hay derecho», prosiguen las mismas fuentes.

En este sentido, «la palabra que mejor define lo que está pasando y la situación que están viviendo los miembros del coro es crueldad, es muy cruel lo que les están haciendo, si quieren seguir en el coro tienen que volver a hacer unas pruebas que ya hicieron hace muchísimos años, hay algo detrás que no están contando y que deberían explicar solo por justicia y por consideración con estas personas», concluyen.