Un momento del encuentro virtual con Frears en Ca n’Oleo de Palma. | Redacción Cultura

16

El director británico, Stephen Frears, es el padrino de la décima edición del Atlàntida Film Fest y en la sesión inaugural recibió el premio honorífico Masters of Cinema. Al no poder desplazarse hasta la Isla debido a las restricciones impuestas por el gobierno británico, ayer mantuvo un encuentro virtual con la prensa en el que charló sobre todo, desde su carrera y el futuro de la industria, hasta política y la corona. Con una carrera de más de treinta años, Frears ha realizado filmes de todo tipo tocando una gran variedad de temáticas que le han valido dos premios Goya, uno César y varias nominaciones a los Bafta y los Oscar.

Frears se mostró preocupado por las decisiones de su gobierno y señaló que «Inglaterra está gobernada por la extrema derecha» y consideró que «es muy difícil derrotarles pero es posible» aunque la situación actual se le antoja «muy deprimente».

Sobre los temas tratados en sus filmes, que suelen tener sus raíces en situaciones de la vida real, el cineasta fue tajante: «La vida real es mucho más dramática que cualquier cosa que puedas poner en una película, por eso me baso en ella. Son eventos muy jugosos e interesantes como lo que está pasando ahora mismo, que es increíble».

En cuanto al premio que recibió por parte de la Mallorca Film Commision, Frears expresó su gratitud, aunque puntualizó que «yo crecí viendo películas en el cine y me produce cierta melancolía ver que hay filmes que solo pueden proyectarse en festivales».

El director de cintas tan variadas como Mi hermosa lavandería (1985), Las amistades peligrosas (1988) o Philomena (2013) también expresó sentirse incapaz «de elegir entre mis películas porque son como hijos para mí» y sobre el secreto para hacer reír o llorar confesó «no saberlo» pero que le «encantan las bromas en las película que también te rompen el corazón» y se preguntó «¿cómo no hacer películas como esas?».

Sobre su propia carrera, de hecho, reflexionó sobre el haber «tratado personajes femeninos u homosexuales por ser una forma de luchar contra el gobierno y lo establecido. Veo el patrón ahora, pero se debe simplemente a que esa gente me parecía muy interesante». También señaló que «hacer películas es una gran peso sobre tus hombros, por eso es más fácil hacer trabajos para la televisión, son más fáciles de vender».

Frears, al igual que en su filmografía, no dejó ningún tema en el tintero, y también dedicó palabras a la situación de las coronas británica y española, indicando que «el Rey Juan Carlos es un estafador» y que en el Reino Unido es «imposible no hacer películas sobre la casa real porque son ridículos».

Futuro

Por último, el inglés también dedicó unas palabras a los jóvenes que se quieran embarcar en el mundo de la industria cinematográfica y les que animó simplemente «a hacer películas y ganar habilidades y talento en el proceso» y mostró su sincera consternación ante el futuro del sector debido a la crisis del coronavirus o las implicaciones del Brexit, del cual culpó de su llegada a la «extrema derecha»: «Es muy deprimente que la involucración de la gente joven en la industria esté muriendo» y explicó que «en el fondo lo que tenemos que hacer son películas que sean buenas, y estas pueden tratar de temas muy distintos».