Un momento de relax durante el rodaje frente el museo Can Prunera en Sóller. | Lluc Garcia

8

Los vecinos de Sóller y turistas que el domingo pasaron por la calle de la Lluna quedaron estupefactos al ver colgadas en la fachada del museo Can Prunera dos grandes banderolas del ya histórico régimen nazi alemán que durante parte del siglo XX horrorizó al mundo entero. Sin embargo todo era ficción.

El escenario que por unas horas convirtió el emblemático edificio modernista en un cuartel del III Reich, respondía a las necesidades del guión de un corto que están grabando los directores sollerics Martí Arbona y Guille Ollés.

Según explicó Martí Arbona «se trata de un cortometraje que yo había proyectado el pasado año para presentar en el festival de Deià y que finalmente no pude hacer. Después conocí a Guille Ollés, que estudió cine, y entre los dos decidimos emprender el proyecto». Arbona aclara que «no es una película sobre nazis ni mucho menos sino que hablamos de un drama humano, el de los refugiados y la migración forzosa que de alguna manera es comparable en algunos aspectos a lo que ocurrió en la Alemania nazi con los judíos». El cortometraje cuenta con la participación de numerosos actores aficionados mallorquines, muchos de ellos de Sóller, que disfrutaron mucho con la grabación de una escena que ha dado mucho que hablar en el pueblo.

Imagen del ‘atrezzo’ y de la puesta en escena en la fachada de Can Prunera.