'Valeria', la serie que se columpia entre la amistad y el sexo

| Madrid |

Valorar:
preload
Las protagonistas de la serie 'Valeria'.

Las protagonistas de la serie 'Valeria'.

Valeria salta de los libros a la pantalla y, según cuenta su autora, Elísabet Benavent se estrenó «con una actualización preciosa y con algunos giros mejor que en el propio libro», aunque manteniendo la esencia de la historia inicial, donde el sexo y la amistad tendrán un papel fundamental en la serie.

Es cierto, que la serie -que aterrizó este viernes en Netflix- alberga bastantes cambios con respecto a la novela, «pero eso no tiene por qué ser negativo», afirma Benavent, de hecho, es todo lo contrario.

«Creo que son unos cambios modernos, divertidos y más dinámicos, que funcionan con el tiempo actual. Hay cambios que son sorprendentes, y está claro que los lectores se sorprenderán, pero ahí está el juego», asegura.

Quizás, lo que más sorprenda a los fans de la saga de Valeria es el personaje de Nerea (Teresa Riott) que lo han construido de cero haciendo de ella un personaje homosexual.

«Su cambio es una decisión creativa que han tomado las guionistas y que a mí en un primer momento también me sorprendió (…), pero cuando entiendes lo que supone una adaptación abierta hablando de muchas cosas que quedaban fuera de la saga, entonces el cambio cobra sentido», apunta la escritora.

Algo que «no es postureo ni modernidad, sino una necesidad de contar cosas que ahora hacen falta». Todo ello, además, narrado desde un punto de vista «muy español, muy nuestro», con el madrileño barrio de Malasaña como un protagonista más de la serie.

Si hay algo por lo que va a destacar Valeria será por su afinidad a la realidad. La serie roza lo real hablando de temas como la preocupación de los jóvenes por tener un trabajo o por poder pagar un piso de alquiler; la dificultad de salir del armario ante la familia o hablar sobre sexo de una manera muy natural.

«El espectador se va a sentir identificado porque trata sobre temas de muy actualidad», dice Paula Malia, quien da vida a Carmen. A lo que añade que la serie es «muy cosmopolita, fresca y divertida, con ciertos toques dramáticos, pero eso es lo que le da vida, al fin y al cabo. Cuenta la historia de cuatro mujeres muy diferentes entre ellas, con sus problemas y dramas, pero con una amistad inquebrantable».

Y es que la amistad es una de las claves importantes en las que se basa Valeria, esa joven que sueña con ser escritora mientras atraviesa la «crisis de los 30». Riott confiesa que le gusta la manera en cómo la serie refleja la amistad: «te encuentras en un espacio cómodo donde eres tú misma y nadie te juzga, aunque tengamos opiniones diversas», explica.

En cuanto a las relaciones y el sexo, otro de los puntos centrales de la historia, la ficción lo trata de la manera más natural, sin tapujos porque «forma parte de nuestras vidas, hablamos mucho de sexo y si no se habla debería hacerse de una forma más natural y sin tantos tabúes», afirma Diana Gómez (Valeria).

La serie aprovecha para dar la vuelta a mitos como que los hombres siempre tienen ganas de sexo o que las mujeres no se masturban.

«Refleja que entre mujeres hablamos de sexo y consumimos sexo y nos damos placer, y eso es algo que no acostumbramos a ver en el audiovisual, por lo que es muy interesante mostrar esta realidad social», declara Silma López quien se mete en la piel de Lola, el personaje «más sexual».

Para Gómez el reto fue, según reconoce, «buscar el equilibrio» entre la comedia y lo natural: «Hay situaciones que pueden parecer cómicas y no lo son y al revés, por lo que encontrar ese punto medio de hacer comedia, pero sin pasarse ha sido lo más complejo para mí».

La serie, producida por Plano a Plano, dirigida por Inma Torrente y Nely Reguera y coprotagonizada por Maxi Iglesias en el papel de Víctor e Ibrahim Al Shami en el de Adrián -marido de Valeria-, llega este viernes a los 190 países en los que está presente Netflix, cosa que para las protagonistas de la serie es «muy excitante».

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Francesc
Hace 5 meses

"Per què crea opressió pets homos que ses dones tenguin igualtat total d'ingressos en s'àmbit socio-laboral?" - pensarà qualcú.

Perquè estan apartant homos potencialment més vàlids x posar-hi dones a cop de quota de gènere. Dones q no van i se tornen més exigents en s'elecció de parella com apuntava: continuen cercant un homo que guanyi més q elles en general. A diferencia dets homos dalt estatus, q donen oportunitats a dones dalt esrartus, a ses secretaries o ses niñeras des fills; ses dones dalt estatus nomes donen oportunitats a homos dalt estatus. A mes, referent a lo q deia de sa discriminacio brutal q exerceixen en general i x plasmarho en dades, a ses apps x lligar, on se coneix sa majoria de gent avui en dia, ets homos donen 'like' a un 60% des perfils mentre ses dones nomes a un 5%. Es patro es es mateix a sa vida real xo se dissimulava. Ara no se pot amagar ni defensar mes. Es injust miris x on tho miris tenint en compte es valors feministes digualtat i inclusio.

Valoración:-1menosmas

Francesc
Hace 5 meses

@francescfesthomirar

No son bromes lo q dic ni un tema banal. Vos deix link a sa tesi x si hi voleu pegar una ullada. No fa falta descarregar s'arxiu, desplaçau sa pagina x avall. Es feminisme ha delegir entre llibertat o igualtat per tot. Lo de voler igualtat a nes mercat laboral (on tenen ses de perdre) i llibertat total en lo sexual a pesar q aixo impliki brutal discriminacio, generi desigualtat i empitjori lo q intenten arreglar no es sostenible. Sa taxa proposada preseva sa llibertat total deleccio i canvi de parella a la vegada q dona incentius a formar families i tenir fills. Al final lo mes logic es garantir uns minims de dignitat socio-laboral i sexual a tothom. Sa igualtat total (per ex monogamia estricte en lo sexual o igualtat dingressos xs dos sexes en lo laboral) crea molta opressio xs grup a qui toca cedir, mentre q sa llibertat total crea desigualtats brutals i externalitats negatives.

https://www.academia.edu/42596447/Taxa_Flower_Power_Suports_Acade_mics_FULL_

Valoración:-2menosmas

Francescfesthomirar
Hace 5 meses

En serio Francesc, pots haver fet una tesi doctoral i en pots haver fet dos-centes.... Però després de llegir perles com ses teves, no me fa falta massa més per entendre perquè ara "que ses dones estam alliberades sexualment i empoderades econòmicament" elegim una minoria. Perquè la resta de societat creu que si hi ha violència, obsessió pel físic i avarícia entre els homes és per culpa nostra. Dic jo que si una persona (home o dona) actua de certa forma, serà només elecció i culpa seva. Jo no tenc per norma culpar de les meves accions o obsessions a ningú més que a mi. No se, dic jo... Ses dones i els homes se colguen amb qui els dóna la real gana, ara i sempre. No perquè ara tenguem treballs remunerats i no necessitem una firma dels nostres pares o cònjuges per tenir un compte, hem perdut sa capacitat de raciocini i d'elecció. Resulta curiós que quan no erem lliures de decidir prenguessim segons tu eleccions correctes però ara que tenim llibertat d'elecció, ara estiguem equivocades.

Valoración:-1menosmas

hereu
Hace 5 meses

Empieza en el rosa pálido y acaba al rojo vivo.

Valoración:0menosmas

rae
Hace 5 meses

La amistad, como ya dijo Aristóteles, se muere tanto de un excesivo egoismo como de una excesiva generosidad. Un amigo ha de aportarnos algo, pero ello, que es importante, no puede condicionar del todo nuestra amistad.

Valoración:-1menosmas

Francesc
Hace 5 meses

Acab d'enviar un e-mail personal a s'autora amb tot això i amb links a sa meva tesi en igualtat sexual i natalitat introduint sa Taxa Flower Power o peatge al poliamor. Entenc que sa sèrie és un reflex de sa realitat, que no és altra que sa que ella mostra, però hauríem de fer un esforç entre tots per no empitjorar sa situació una vegada som conscients de lo que dic a s'anterior comentari.

Valoración:-2menosmas

Francesc
Hace 5 meses

Una mostra més de sa decadència de sa societat occidental. Sa llibertat sexual crea moltes desigualtats en s'accés a nes sexe, s'amor, ses relacions... i està empitjorant tot lo que es feminisme pretén arreglar a nes mercat laboral i sa societat ambs es polítiques igualitàries. En llibertat sexual i empoderades en lo econòmic, ses dones elegeixen pes sexe i ses relacions una minoria cada vegada més petita d'homos com a parelles. Això dona incentius a n'aquests a competir més dur en sa recerca d'estatus, cosa que augmenta sa violència, s'avariícia i s'obsessió amb es físic. Fan falta nous controls que proporcionin igualtat en es tema sexual, si no és un retorn a sa monogàmia estricte, com a mínim un peatge a nes poliamor que doni incentius a aparellar-se i romandre units. Fan falta infants per regenerar ses nostes societats i que ses paves se la passin de copes i tirant-se una minoria de mascles dominants que tpoc tenen cap incentiu a aparellar-se no hi ajuda.

Valoración:-2menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1