La ficción balear triunfa fuera de nuestras fronteras

| | Palma |

Valorar:
preload
Series como ‘Treufoc’ o ‘Mai neva a ciutat’ demuestran la buena salud de las producciones de Baleares: llegan a los servicios de 'streaming' e interesan en el mercado internacional.

Series como ‘Treufoc’ o ‘Mai neva a ciutat’ demuestran la buena salud de las producciones de Baleares: llegan a los servicios de 'streaming' e interesan en el mercado internacional.

Un, dos tres... responda otra vez. ¿Qué tienen en común Treufoc, Amor de cans, Mai neva a ciutat o Pep? 1. Son series con ADN mallorquín; 2. Tienen una factura impecable; 3. Se han emitido en IB3 con mayor o menor fortuna; 4. Han conseguido captar a una audiencia muy diferente. Pocas características más comparten, porque su estilo y sus intenciones son muy diferentes. No hay duda de que en nuestra Comunitat no hay serie igual.

«Què en som jo, de la mort d’en Berga? No sé si tiene sentido la comparación con True Detective pero la idea de la serie mola mucho. Engancha y la vinculación con el territorio y su historia tienen mucho encanto », escribió el vicepresidente del Gobierno Pablo Iglesias en su cuenta personal el pasado 29 de diciembre. Un simple tuit puede convertir en viral un tema, una recomendación de un personaje conocido puede hacer famosa una serie que lo más lógico es que hubiera pasado desapercibida para el gran público. Es el caso de la serie balear Treufoc, que casi cuatro años después de estrenarse en abierto en IB3 vive una segunda vida comercial, esta vez en el mercado digital. Y a la espera de que muy pronto llegue al público internacional, ya que mercados tan potentes como Latinoamérica y Alemania han mostrado interés por adquirir este ‘milagro’ de la ficción balear.

No es el único caso, porque la miniserie de Nova Televisió En vida teva está incluida junto a Treufoc en el servicio de streaming de Filmin, al igual que Mai neva a ciutat , la comedia millenial rodada en Palma, que curiosamente ha sido todo un éxito en formato digital, mucho mayor que en sus pases en abierto en el canal autonómico. Ver para creer.

Y no olvidemos los últimos estrenos de la cadena balear: Amor de cans , adaptación de la conocida novela de Maria Antònia Oliver, con dos temporadas a sus espaldas y la confirmación de una tercera tanda de episodios, ha reunido frente al televisor a más de 260.000 espectadores. Y de Pep, la nueva comedia costumbrista de la cadena, con Toni Gomila y Llum Barrera de protagonistas, con solo seis episodios emitidos, ya se están haciendo eco los medios nacionales por su éxito y por la calidad de la propuesta.

Las claves

¿Qué ha sucedido para que la ficción balear, que comenzó a producirse con regularidad hace ya quince años con Vallterra, el primer serial diario de IB3, traspase nuestras fronteras?

«En Baleares hay mucho talento, motivación y ganas, a pesar de la clara falta de medios. Si a eso le sumas que las últimas producciones de ficción ofrecen una factura visual más moderna y una escritura actual con intereses loca-les, pero también un cariz global, podemos entender este nuevo ciclo en el que nos encontramos», enumera Aline Tur, presidenta de la Asociación de Productoras de Baleares (APAIB).

Sobre este tema hablamos con Joan Carles Martorell, director de IB3 Televisió, que recuerda que la producción y el consumo audiovisual ha cambiado mucho en los últimos quince años: «IB3 llegó a tener un presupuesto hasta cuatro veces superior al actual, viviendo una época dorada en cuanto al volumen de producción y trabajo para el sector. Eran éxitos televisivos rotundos, pero a nivel de contenidos, está claro que su enfoque era algo diferente al actual. Eran otros tiempos y había otras necesidades – explica Martorell –. Ahora trabajamos con mucho menos dinero, pero también se han dado nuevas oportunidades al talento local (impensable hace unos años). Al mismo tiempo, productoras que en su día hicieron las grandes series semanales de IB3, ahora se han reciclado y optimizado recursos, consiguiendo unos niveles cualitativos excelentes», recuerda el director del canal autonómico.

Futuro de la ficción

La incógnita sobre el presupuesto del ente autonómico para 2020 y 2021 sigue siendo un tema preocupante para todo el sector, confirmado ya que la partida más afectada será la de ficción. Aline Tur, presidenta de APAIB, señala que «el sector ha pasado de la inquietud a la preocupación», al tiempo que confirma que «si merma el número de producciones, muchas productoras se verán abocadas al cierre».

Es una lástima encontrarse en una situación así cuando todos los ojos tienen la vista puesta en las producciones ‘made in Mallorca’.

HISTORIAL DE LAS SERIES DE IB3

Vallterra (2005-06): 208 episodios.

Simón Andreu, Tita Planells y Alex Adrover encabezaron el reparto de la primera ficción propia de IB3. Vallterra narraba las luchas de poder, envidias, celos y venganzas en el seno de la familia Rovira.

Laberint de passions (2006-08): 321 episodios.

Las luchas de poder y las intrigas amorosas de dos familias, los Cabot y los Borràs, eran el motor de esta serie diaria. Núria Hosta, Xisco Segura, Joan Bibiloni o Caterina Alorda encabezaron su extenso reparto.

Llàgrima de sang (2008-11): 327 episodios.

Melodrama con tintes de misterio y ambientado en el mundo del vino. La serie reunió sabiamente a intérpretes consagrados –Simón Andreu o Carles Molinet – con jóvenes promesas, como Agnès Llobet.

Ous amb caragols (2008): 48 episodios.

Margalida Grimalt, Joan Gomila o Lina Mira encabezaron la primera comedia de IB3, ambientada en el pueblo imaginario de Santa Clara, con escenarios como el ayuntamiento, el ambulatorio, el bar o el confesionario.

Mossèn Capellá (2009-13): 99 episodios.

Adaptación local de la gallega Padre Casares. Joan Miquel Artigues se enfundó en la sotana de un párroco destinado a su pesar en un peculiar pueblo mallorquín.

L’Anell (2011-12): 62 episodios.

IB3 optó por emitir la serie dos días a la semana. L’Anell narraba el enfrentamiento entre dos familias ligadas al mundo del trote, paralelo a la investigación de un asesinato.

Migjorn (2013-14): 87 episodios.

Acabar con las rencillas a golpe de carcajadas entre mallorquines y menorquines. Era la premisa de esta comedia de 20 minutos que sigue a un padre y una hija mallorquines que se ven forzados a vivir en un pueblo menorquín por culpa de una herencia.

Ja ho val (2015): 60 episodios.

Sitcom de diez minutos del canal autonómico, inspirada en la serie gallega Era visto. Ambientada en un ficticio barrio palmesano, tenía como protagonista a Blai (Joan Manel Vadell), optimista, buena persona y sin ambiciones.

Hotel Bellavista (2015-16): 13 capítulos.

Agnès Llobet, Toni Sastre y Xavi Frau conformaban el triángulo amoroso de esta serie ambientada en un hotel familiar en la época del boom turístico que abrió la Isla a miles de turistas.

En vida teva (2018): 2 episodios.

Blai Llopis, Tita Planells, Asun Planas, Miquel Gelabert o Lina Mira encabezaron el reparto de esta miniserie que hizo correr ríos de tinta y mostraba las intrigas y lucha de poderes en la iglesia. Se puede ver en Filmin.

Gàbia (2018): 2 episodios.

La miniserie dirigida por Marcos Cabotà se basa en los últimos atentados de la banda terrorista ETA que tuvieron lugar en Mallorca en 2009. Xavi Núñez, Antonia Payeras y Miguel Àngel Jiménez encabezaban el reparto.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Marga
Hace 5 meses

Habrá mucho talento, cosa que no dudo en absoluto, pero siempre salen los mismos.

Valoración:-1menosmas

Tomeu
Hace 5 meses

kxis, me vaix perde "ous amb caragols", de lo único que me he perdido, ayyy si pudiese recuperarla. Bueno otra vez estaré más pendiente Un saludo a todos a IB3. ¡¡¡ Enhorabuena a todos ¡¡¡

Valoración:2menosmas

jovellanos
Hace 5 meses

Espero que estas buenas perspectivas se concreticen en resultados. No lo dudo.

Valoración:2menosmas

comellar
Hace 5 meses

"Què em som jo d'en Pablo Iglesias i dels seus gustos audiovisuals?"

Valoración:-4menosmas

hereu
Hace 5 meses

Me cuesta entender por qué un telespectador mallorquín necesitaba una versión propia de Mossen Capellà, como si no pudiera apreciar el original gallego. Lo veo como una exageración de localismo y dividir sus fuerzas ante los retos de la difusión.

Valoración:-5menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1