Valses vieneses y zarzuelas, en el repleto concierto de Año Nuevo de la Simfònica

| | Palma |

Valorar:
preload
Un instante del concierto de Año Nuevo de la Simfònica, celebrado en el Palacio de Congresos.

Un instante del concierto de Año Nuevo de la Simfònica, celebrado en el Palacio de Congresos.

Pilar Pellicer

Es nuestro concierto de Viena particular. El Palau de Congresos de Palma acogió este miércoles el tradicional concierto de Año Nuevo de la Orquestra Simfònica Illes Balears (OSIB). Valses y zarzuelas protagonizaron un recital que atrajo a más de 1.200 personas al Palau de Congressos de Palma. Una cita que ya es tradición en la agenda de la música clásica balear y en la que el director José Miguel Pérez-Sierra apostó por algunas de las árias más conocidas de Johann Strauss, Franz Lehár y Gerónimo Giménez, entre otros.

La soprano Susana Cordón se encargó de poner la voz a un repertorio que conjugaba la tradición de la fiesta vienesa con las polcas centroeuropeas y el bullicio de las zarzuelas más conocidas. Al fin y al cabo, el concierto de Año Nuevo es una prolongación de la fiesta de Nochevieja.

Ph01012077-10.jpg

El primer concierto de la OSIB arrancó con Die Fledermaus (El murciélado), de Johann Strauss. Tras romper el hielo, la soprano Susana Cordón entró en el escenario para interpretar Vilja.Lied (La viuda alegre), de Franz Lehár. Le siguió una chispeante versión de la Obertura de El barbero de Sevilla, obra de Gioacchino Rossino. Cordón mostró sus aptitudes vocales con Casta diva de Norma, compuesto por Vincenzo Bellini. A la polka de Eduard Strauss Ohne Bremse (Sin frenos) y el vals de Johann Strauss Wiener Blut (Sangre vienesa) le sucedió La boda de Luis Alonso, intermezzo de Gerónimo Giménez.

Repertorio

El programa prosiguió con De España vengo, de la obra El niño judío de Pablo Luna, así como Vals del Emperador de Johann Strauss. De la comedia operística Giuditta, la simfònica interpretó Meine Lippen, de Franz Lehár, a la que sucedió después la polka Rayos y truenos, de Johann Strauss. Höre ich Zigeunergeigen, de la obra La condesa Maritza, compuesta por Imre Kálmán, La Revoltosa, Preludio de Ruperto Chapí y Carceleras, de Las hijas del Zebedeo, obra de Ruperto Chapí, pusieron el punto y final a un repertorio en el que no faltaron los bises.

En el escenario brilló la voz de la soprano Susana Cordón, que ha actuado en los mejores teatros y salas de concierto de España, así como en Sant Petersburgo, Viena o París, entre otros. José Miguel Pérez-Sierra, por su parte, es considerado uno de los directores más importantes de su generación tras convertirse en el maestro más joven que había subido al podio del ROF, el Festival d’Òpera Rossini de Pesaro (Itàlia).

Este jueves se repetirá el Concierto de año Nuevo en el Auditori de Manacor (19.30 horas) en un recital que ha vendido todas sus entradas.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.