Fallece en Madrid a los 91 años el escritor Rafael Sánchez Ferlosio

| Madrid |

Valorar:
preload
Rafael Sánchez Ferlosio.

Rafael Sánchez Ferlosio.

22-12-2015 | ARCHIVO

El novelista, ensayista y lingüista Rafael Sánchez Ferlosio, fallecido este lunes en Madrid a los 91 años, es uno de los mejores representantes de la literatura social de posguerra, corriente a la que contribuyó con su novela más famosa «El Jarama», con la que logró el Premio Nadal en 1955 y el de la Crítica en 1956.

Ganador de los premios más importantes de la literatura en español, como el Cervantes (2004), el Nacional de las Letras Españolas (2009) o el Nacional de Ensayo (1994), era el segundo de los tres hijos del escritor y periodista Rafael Sánchez Mazas (1894-1966), ideólogo de Falange, y de la italiana Lucía Ferlosio.

Nacido el 4 de diciembre de 1927 en Roma (Italia), donde su padre era corresponsal de ABC, cursó estudios de arquitectura, pero los dejó por la filología semiótica y se doctoró en Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid.

En la universidad entró en contacto con escritores como Jesús Fernández Santos o Carmen Martín Gaite -con quien se casó en 1954- y juntos conformarían la Generación del 50.
A finales de los años cuarenta, empezó su labor literaria publicando relatos en revistas y publicó su primera obra, «Industrias y andanzas de Alfanhui» en 1951 a la que siguió «El Jarama», una novela de estilo realista a la que se han dedicado numerosos estudios científicos y lingüísticos como hito literario.

En torno a su narrativa, el catedrático Darío Villanueva escribió «El Jarama de Sánchez Ferlosio: Su estructura y significado» (1973), después el profesor Gonzalo Hidalgo le dedicó «La razón narrativa de Ferlosio» (1994) y el filólogo Manuel Angel Vázquez un estudio donde señaló a Ferlosio como el autor del siglo XX de mayor riqueza léxica, precisión y minuciosidad.

Fue «El Jarama», que él decía años después que «detestaba», su consagración como escritor, por la que obtuvo el premio Nadal en 1955 y el de la Crítica en 1956.
Justamente, dentro de su trayectoria se distinguen tres etapas, según el propio escritor: una de afición por la prosa literaria, que se ve bien reflejada en «Industrias y Andanzas de Alfanhuí"; una de exploración narrativa, que dio lugar a «El Jarama» otra de inmersión en el estudio de la gramática, a la que ha dedicado los últimos años.

Entre su obra posterior figuran «Alfanhui y otros cuentos» (1961), «Dientes, pólvora, febrero» (1961), «El corazón caliente» (1961), «La semana del jardín» (1974), «El huésped de las nieves» (1983), «El testimonio de Yarfoz» (1986) o «La homilía del ratón» (1986).
En 1993 publicó «Vendrán más años malos y nos harán más ciegos», al año siguiente, «Esas Yndias equivocadas y malditas», en 2000 «El alma y la vergüenza», y en 2005 «El geco. Cuentos y fragmentos» y «Un escrito sobre la guerra».

Centrado en el ensayo desde hace años, otros libros publicados son «Sobre la guerra» (2007), «God and gun. Apuntes de polemología» (2008) o «Guapo y sus isótopos» (2009).
Desarrolló además una intensa carrera periodística y fue colaborador de medios como los diarios españoles ABC y El País y de las revistas Cuadernos Hispanoamericanos y Revista de Occidente.

El ganador del Premio Cerecedo de Periodismo 1983 es autor de ensayos como «Campo de Marte» (1986), además de la colección de artículos «La homilía del ratón», «El ejército nacional» y cuatro volúmenes «Ensayos y artículos».

En 2015 publicó «Campo de retamas», la recopilación de sus notas y aforismos, a los que llamaba «pecios», un libro que reúne aforismos, opiniones sobre el poder, el cine, el deporte, el mercado o el lenguaje.

Premio Internacional de Ensayo Caballero Bonald 2017 por su libro «Babel contra Babel», contaba además con diversos doctorados «honoris causa», como los de las universidades La Sapienza de Roma (1992) y Autónoma de Madrid (2002).
Sánchez Ferlosio confiesa que le dejó de interesar su obra narrativa; sin embargo, continuó con una obra ensayística, la famosa «hipótaxis ferlosiana», que incluye reflexiones sobre la guerra, el progreso, el patriotismo y sobre todo, el lenguaje.
El pasado año se publicó un volumen antológico de su obra, «Páginas escogidas», con el que se hace un recorrido por sus escritos: cuentos, fragmentos narrativos, poemas, apuntes, artículos, ensayos o discursos.

El escritor residía en el madrileño barrio de Prosperidad junto a su mujer, Demetria Chamorro, y tiene una casa en Coria (Cáceres), un palacete del siglo XVI heredada de su abuelo paterno.

Estuvo casado 17 años con Martín Gaite (1925-2000), entre 1953 y 1970, con la que tuvo dos hijos, también fallecidos: Miguel, que murió de bebé, en 1954, y Marta (1956-1985).

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.