Cort cedió un solar municipal al Govern para construir la nueva sede de la Simfònica. | Ana Largo

0

El Govern ha rectificado en su idea inicial de construir una sede móvil, de estructura multifuncional, para la Orquestra Simfònica de Balears en el solar que le ha cedido el Ajuntament de Palma en el barrio del Nou Llevant. Cultura ha analizado el anteproyecto presentado en 2016 y ha descartado la idea de levantar un edificio de estructuras «desmontables» y prefabricadas. Su apuesta es la construcción de una sede «fija» y la redacción del proyecto básico ya ha sido encargada a los técnicos del Institut Balear d’Infraestructures i Serveis Educatius (IBISEC).

Cultura quiere que el futuro local de la Simfònica cumpla con las necesidades que les han hecho llegar los trabajadores de la orquesta y, al mismo tiempo, «tenemos que crear un equipamiento asumible y gestionable», afirma la consellera de Cultura, Fanny Tur. Aunque los plazos no son firmes, esperan tener listo el proyecto a final de este año, presentarlo a las instituciones y a Fundatur, y poder iniciar las obras en 2018.

La Simfònica de Balears recibió en 2016 una aportación de dos millones de euros de Fundatur para la construcción de la Caja de Música, una nueva sede que vendría a saldar «una deuda histórica con esta orquesta, la única del Estado que no tiene una sede estable y digna. Es algo que urge resolver», lamenta la responsable de Cultura del Govern. Además de estos dos millones, la orquesta recibirá dos aportaciones del impuesto turístico: 400.000 euros, en 2017, y 600.000, en 2018.

Por su parte, Cort le cedió gratuitamente el derecho de uso de un solar municipal en Nou Llevant durante 25 años. Recuerda el alcalde Antoni Noguera que, a cambio de esa cesión, «sólo pedimos dos consideraciones: La integración en el barrio del equipamiento y que hubiera algunas salas de ensayo que hicieran función de espacios polivalentes» para «el distrito cultural» en que Cort quiere convertir la barriada de Nou Llevant.

Noticias relacionadas