El Obispado de Mallorca ha asegurado este viernes que busca «soluciones para que la vida religiosa vuelva» al Monasterio de Santa Isabel.

Así lo ha manifestado en un comunicado tras la sentencia dictada por la Audiencia Provincial que confirma la decisión del Juzgado de Primera Instancia número 22 de Palma de no estimar la demanda de las Jerónimas.

El Obispado ha expresado su «máximo respeto» a las decisiones judiciales y ha recalcado su voluntad de que se dé al convento «el uso para el que fue creado y al que se ha venido destinando ininterrumpidamente desde el siglo XIV por parte de varias órdenes religiosas».

Noticias relacionadas

Su propósito, ha concluido, es el de «asegurar la presencia monástica en la diócesis como fermento de vida cristiana al servicio de la sociedad».