SOS: Salvar 27 torres de defensa

| Palma, Mallorca |

Valorar:
preload
La torre de sa Calobra, en el municipio de Escorca.

La torre de sa Calobra, en el municipio de Escorca.

14-12-2013 | Redacción Cultura

Igual que sucede con los molinos del Pla de Sant Jordi, las torres de defensa de la costa son elementos que dibujan el paisaje natural y forman parte del patrimonio histórico e inmaterial. Sin embargo, a pesar de su interés para contar la historia de Mallorca, han sufrido el desinterés de sus propietarios y administraciones públicas a lo largo de años y años de abandono. Por suerte, ambos conjuntos están ahora en el punto de mira del Consell, que se ha propuesto recuperarlos. En el caso de las segundas, la rehabilitación se llevará a cabo en 27, que son las que se mantienen en pie, mediante un programa de conservación dotado con 500.000 euros en especies que se pondrá en marcha en cuanto se publique en el BOIB, lo que sucederá en días.

El plan de Patrimoni Històric las contempla como un conjunto de elementos «que forman parte de un sistema defensivo» y las 26 que lo integran salen del inventario del Instituto de Patrimonio Nacional, según explicó Kika Coll, directora insular del citado departamento.

Una vez que se publique en el BOIB, se espera que sea en los próximos días, los particulares y ayuntamientos propietarios de estas construcciones podrán optar a subvenciones en especies para iniciar la restauración de las mismas.

El Consell redactará los proyectos de rehabilitación y pondrá la mano de obra para ejecutarlos, mientras que los titulares deberán aportar los materiales, transporte y tramitar las licencias. Será un programa a cuatro años, que culminará en 2020.

Cabe recordar que las torres de defensa cuentan con la máxima protección del Estado desde 1949 y de la comunidad autónoma desde la aprobación la Llei de Patrimoni, en 1998, que las declaró Bien de Interés Cultural (BIC).

Coll reflexiona que, aunque cada torre «tiene importancia en sí misma», el «valor añadido es considerarlas en conjunto». Se trata «de un patrimonio con interés material e inmaterial porque forma parte de un sistema defensivo» de la costa de Mallorca durante siglos que, además, lleva aparejado un oficio, el de torrero, destaca Coll, y la manera en que este se desarrollaba, lejos de las poblaciones en la mayoría de los casos: quiénes lo ejercían, cómo vivían o se abastecían de agua y comida, cómo avisaban en caso de peligro, entre otros aspectos.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

mallorquin
Hace más de 2 años

Tienes una casa heredada antigua sin tejado, y segun los tecnicos de urbanismo pierde su uso y no te la dejan rehabilitar y en cambio las torres de defensa por el contrario hay que rehabilitarlas aunque ya no tienen su uso........ es unainjusticia de leyes.... solo favorecen a los que tienen muchos billetes y a los desgraciados no nos dejan rehabilitar lo heredado.

Valoración:3menosmas

Quasimodo
Hace más de 2 años

No hay dinero para nuestro patrimonio, pero si para el catalán.

Valoración:2menosmas

carlos
Hace más de 2 años

El problema de algunas torres es no solo de total abandono, también de intereses de propietarios a los que se les debería exigir el mantenimiento de las mismas o en caso negativo la expropiación parcial de los terrenos en los que estas se ubican, para poder acceder y crear un turismo histórico que seria para todo el año.

Valoración:2menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1