Imagen de los primeros trabajos de demolición de Can Baró.

15

Este lunes han comenzado las obras de demolición de Can Baró, un chalet de 1923 situado en la calle Andrea Doria, obra de Gaspar Bennàzar.

A pesar de los intentos de ARCA por proteger este edificio emblemático, Urbanisme otorgó la licencia de derribo porque en caso contrario podría tener que pagar una indemnización de cuatro millones de euros.

Según ARCA, el hecho de que este inmueble no estuviera incluido en el catálogo de Palma y, por tanto, no estaba protegido, es una demostración de la «insuficiencia» del catálogo municipal de patrimonio. La entidad conservacionista viene denunciando desde «hace muchos años» la necesidad de revisar este catálogo y de adoptar medidas provisionales para evitar la desaparición de los elementos singulares que aún quedan, tanto en el centro como en las barriadas.