Isabel Preysler y Vargas Llosa, en el evento. | Carles Domènec

3

La fallecida agente literaria Carmen Balcells fue recordada este martes en el Palau de la Música de Barcelona en un homenaje que contó con la participación de los escritores Mario Vargas Llosa, Carme Riera, Eduardo Mendoza, Miquel de Palol, y la presencia de los hijos de Gabriel García Márquez.

Carme Riera abrió la celebración: «Seguimos notando tus milagros, Carmen, gracias a la súper agente no necesitamos buscar editor y nos podemos dedicar a las letras». La académica comentó que «ella no daba consejos, daba órdenes y lo hacía bien, tenía la capacidad de seducir, su defensa insobornable de los escritores hizo de ella un mito». Riera ironizó que «si se confirma que Cervantes llegó a Barcelona, seguro que fue para ver a Balcells, a menudo me he imaginado esa entrevista», y propuso que «una calle, una plaza o un jardín de Barcelona» llevara el nombre de Balcells.

En el acto se proyectaron imágenes inéditas del archivo de la agente literaria y un documental del fotógrafo Leopoldo Pomés. Sin duda, la pareja formada por Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler fue la que atrajo más flashes. El Nobel apuntó que «al morir un escritor nos queda el consuelo de que nos deja su obra, el legado de Carmen Balcells no es menos importante que la de un gran creador, está diseminado entre esos escritores que gracias a ella vieron impreso, por primera vez, un libro suyo» y que «la vida de Carmen estuvo llena de conspiraciones, convirtió un oficio más bien oscuro en una poderosa herramienta cultural, ella sola hizo más que muchas instituciones culturales».