Todo el reparto de la ‘Adoració dels Tres Reis d’Orient’, este miércoles durante uno de los ensayos en el Teatre Xesc Forteza. | Pere Bota

2

La cultura como nexo de unión universal. La nueva representación de la Adoració dels Tres Reis d’Orient es prueba de ello, puesto que como admite Noemí Garcies, coordinadora de Cultura del Ajuntament, «coincidimos representantes de diferentes partidos políticos y se genera cierto compañerismo». Ella encarnará a la Sibil·la en la función con más políticos de los últimos años, que también contará, entre otros, con Xelo Huertas, presidenta del Parlament, o los actores Joan Carles Bestard o Pep Noguera. Estas semanas, todo el reparto se encuentra afrontando los últimos ensayos antes del día del estreno, el 6 de enero, a las 12.30 horas, en Ses Voltes.

«Como cada año, hemos tocado a todas las puertas, tanto de políticos como de personalidades de la cultura local. Este año hay más participación política que los anteriores, y tenemos representación de todos los partidos menos del PI, que finalmente no pudo», explica Mateu Fiol, codirector de la obra. «Cada nueva función es un poco diferente. Este año los tres reyes magos están interpretados por mujeres (Xelo Huertas, Maria Alorda y Catalina Sureda) y la Sibil·la de Noemí Garcies va a ser muy eléctrica», desvela Fiol. Dirigiendo junto a él está Bernat Pujol, «una de las figuras más importantes del proyecto, capaz de conseguir que individuos que nada tienen que ver con el teatro saquen adelante una obra como esta», asegura Miquel Perelló, regidor de Cultura.

Uno de los elementos más esperados de la Adoració dels Tres Reis d’Orient son las tradicionales ‘morcillas’, que cada uno de los actores desvela por primera vez en el momento de la función. «Creo que todos están esperando a ver qué pasa el próximo día 20», señala Fiol en referencia a las elecciones.

Esta representación coincidirá con el centenario del nacimiento de Llorenç Moyà, autor de la obra. «Tenemos planeados una serie de actos de conmemoración a lo largo de todo el año, todavía por concretar», asegura Fiol.