Integrantes de los tres coros mallorquines fotografiados durante su actuación en la Basílica de Santa Maria del Pi, en Barcelona. | Carles Domènec

14

Ramon Llull, el mallorquín con mayor influencia en la historia del pensamiento de la cultura occidental, ha inspirado el Oratori Canticum Novum, que se interpretó la noche del sábado en la basílica de Santa Maria del Pi en Barcelona.

Compuesta por Baltasar Bibiloni, la obra coral conmemora el 700 aniversario de la muerte del beato. «Sigue la manera tradicional de componer música coral con un cierto espíritu nuevo en cuanto a ritmos y armonías, y te acomodas a las posibilidades del coro que lo interpretará», comentó Bibiloni al terminar el concierto.

Según el autor «el coro quizás ha estado mejor que en Palma, donde se estrenó, aunque la obra original es para orquesta y aquí se ha presentado con una formación más discreta y más fácil de llevar de gira».

El concierto, introducido por la filóloga Maria Isabel Ripoll, contó con un elenco formado por la soprano Maia Planas, el barítono Xavier Mendoza, el recitador Biel Mateu, los músicos Marina Comas y Joan Palet, así como el Orfeó Ramon Llull, el Cor de la UOM y Musicantes de Mallorca.

La directora, Irina Capriles, declaró que «es un encargo, una decisión que tomó el coro porque nos hacía ilusión pedirle a un compositor que escribiera para nosotros pensando en el Any Ramon Llull, que se inaugurará el 27 de noviembre».

Capriles, que ya estrenó las obras de Bibiloni Salm 19 y el motete Passer invenit sibi domum señaló que «tenemos mucha confianza en él, en esta obra ha creado un lenguaje tonal cargado de disonancias, con mucha riqueza rítmica, de gran comprensión para el público, con líneas melódicas muy cantábiles y el toque armónico que le caracteriza».