La mallorquina Rosa Serra (vestido rojo), junto al equipo de ‘Fuenteovejuna’, en los Max.

1

Bajo el título A nuestras queridas cómicas, un homenaje a las grandes actrices españolas de todos los tiempos, el Paralelo de la ciudad de Barcelona fue este lunes escenario de la ceremonia de entrega de la XVIII edición de los Premios Max de las artes escénicas. El título de mejor obra de teatro recayó en Cuando deje de llover, de Julián Fuentes Reta, que se fue a casa también con el premio al mejor director de escena. Por su parte, el montaje Fuenteovejuna, que cuenta en su elenco con la actriz mallorquina Rosa Serra, se impuso como mejor adaptación o versión teatral, galardón que recogió Anna M. Ricart.

En el apartado interpretativo, Lluís Homar fue reconocido como mejor actor protagonista por el espectáculo Terra baixa i Lluís Homar, donde interpreta todos los personajes de la obra de Àngel Guimerà, un clásico de la dramaturgia catalana que Homar ha transformado en un impactante monólogo. Su homónima femenina resultó ser Blanca Portillo, por el personaje principal en El testamento de María.

Pepón Nieto y Susi Sánchez fueron los mejores intérpretes de reparto por sus papeles en, respectivamente, El eunuco y Cuando deje de llover, premio al que optaban la fallecida Rosa Novell y Marta Poveda.

Otros galardonados de la velada, en la que se pidió de nuevo la bajada del 21 por ciento del IVA cultural, fueron Laila Ripoll y Mariano Llorente, mientras que Rosa Maria Sardà recogió el Premio Max de Honor. La actriz dedicó su discurso a «nuestros gobernantes», a los que ha querido regalar «una butifarra, para que les aproveche durante las largas vacaciones, que espero que tengan pronto». «Los políticos nos quieren dejar con el culo al aire», pero «no lo van a conseguir, porque la cultura es importante para el crecimiento y supervivencia de los pueblos».