Uno de los puntos a aclarar es quién asumirá y cómo el coste de la participación de la Orquestra Simfònica en la próxima Temporada d’Òpera del Teatre Principal de Palma. Arriba, un ensayo de ‘La Traviata’, en mayo. | ultimahora.es

6

La desvinculación del Ajuntament de Palma y el Consell de Mallorca de la Orquestra Simfònica de Balears ‘Ciutat de Palma’ tendrá un coste de 1,2 millones de euros para las tres instituciones que integran el consorcio que la gestiona –además de las dos anteriores, el Govern balear–. La cifra, confirmada a este diario, se ha concretado después de meses de auditorias y estudios, y permitirá, tras su liquidación, que el Ejecutivo autonómico lidere el proyecto en solitario.

En base a los porcentajes de responsabilidad de cada administración, el Ajuntament de Palma y el Govern deberán asumir respectivamente el cuarenta por ciento de esta cantidad. El resto, el veinte, será a cargo del Consell. El propósito de esta maniobra, que empezó a gestarse hace algo más de un año, es que la gestión total de la Simfònica quede en manos de una única institución. El paso en firme se dio, no obstante, el pasado enero cuando la junta directiva aprobó que el proceso, sobre todo económico, se pusiera en marcha. Durante estos meses, se ha tratado de concretar la cantidad definitiva que debía abonar cada consorciado para poner punto y final a veinticinco años de gestión conjunta.

El proceso, según ha podido saber este periódico, ha sido laborioso y ha dilatado el trámite más de lo previsto. Además de valorar el estado actual de las cuentas y modificar los estatutos, se han tenido que realizar, entre otras cosas, una tasación de las propiedades de la Simfònica, del instrumental o del material. También ha sido necesario determinar qué parte de la deuda tiene que asumir cada institución, qué han pagado hasta la fecha o cuánto dinero han anticipado. Con todo ello, la cifra ya está sobre la mesa, y una vez liquidada, la previsión es que antes de que finalice el año Cort y Consell de Mallorca estén fuera del proyecto y la Simfònica esté gestionada por una fundación.