Las piezas de metacrilato que reproducían el vitral estaban preparadas la semana pasada para su instalación, que finalmente no se llevará a cabo. | Joan Torres

3

El Cabildo ha vuelto a cubrir con cartones «efímeros» dos tramos de un vitral de la Capella de la Santíssima Trinitat, o Capella Reial, de la Catedral. La decisión se ha tomado en las últimas horas después de que el pasado jueves, tal y como informó Ultima Hora, descubrieran que bajo ellos se habían instalado varias pruebas de luz de «carácter científico». Así lo confirmó Joan Bauzà, deán de la Seu.


El servicio de mantenimiento tenía orden de sustituir esos cartones deteriorados por unas reproducciones del vitral original en metacrilato, dadas las quejas de los visitantes. Pero al retirarlos, «para nuestra sorpresa», se hallaron «unos cristales cuya existencia ignorábamos. Nos sorprendió verlos allí», apuntó el canónigo. «Para evitar estropearlos, y mientras continúa el estudio de la solución definitiva para la capilla, no se han tocado y se han vuelto a cubrir con cartones», aunque «la voluntad es que esta situación no se eternice».

Temporal

Los estudios de luz, «de material fino y poco trabajado», han aparecido en esos tramos del vitral que fue dañado por el temporal que sufrió la Isla en 2007. «Pensábamos que debajo del cartón no había nada, el agujero», compartió el deán de la Catedral.

Algunas fuentes próximas a la institución, aseguran que esas pruebas fueron realizadas por varios arquitectos del estudio de Costantito Ruggeri (1925-2007), quien diseñó unos nuevos vitrales para la capilla. Finalmente, el proyecto no prosperó y se paralizó en 2009. Sin embargo, otras fuentes descartan esta tesis y sostienen que corresponden a los estudios de luz y colores que se han realizado para tratar de llegar a conclusiones técnicas sobre la iluminación de la Seu y, concretamente, de dicha capilla.

El Cabildo reconoce que se enfrenta con complejidad a la decisión de decidir si se restauran los vitrales actuales, de 1889, o si se opta por un proyecto nuevo global. El deán comentó que los últimos estudios y la nueva documentación originada a partir del año Gaudí-Campins determinarán qué pasos tienen que dar porque «lo que hay no nos gusta y debe ser más que provisional».