Imagen de los preparativos previos al concierto. | Pere Bota

2

Joan Lainez anuncia orgulloso que han agotado las 850 localidades que ocupan el patio del Convent de Sant Domingo de Pollença. Él es el comandante general de una tropa de 40 cantantes, componentes del Mallorca Gay Men’s Chorus, una formación que nació en 2012 revisando temas de Lady Gaga, Fangoria o Madonna. Es 31 de julio y tienen previsto presentar su nuevo espectáculo, Hello, musik!, a las 21.30. Los integrantes del coro se concentran dos horas y media antes para ensayar la técnica vocal –durante una hora–, las pruebas de sonido e iluminación y la posición sobre el escenario, que esta vez lo compartirán con el Cor de Pollença. «Hay nervios y tensión siempre», advierte el director, que lleva desde las 17.30 ultimando los preparativos junto a los técnicos.


Los miembros del coro, a medida que van llegando al recinto, se saludan y depositan sus trajes en una sala reconvertida en un improvisado vestuario y en banquete de comida para reponer fuerzas en el descanso del montaje, «un tributo a la gente que está luchando en Rusia por los derechos de los homosexuales», matiza Lainez. Mucha fruta, además de un surtido de galletas dulces y de Inca, agua y licor de hierbas son las provisiones.

La actuación en Pollença coincide con un reportaje del canal ZDF, de la televisión pública alemana. «Estábamos grabando una serie de historias en Mallorca y leímos esta noticia, que nos pareció una cosa curiosa y bonita», indica su responsable, que avanza que se emitirá en un informativo europeo.

Músicos

Con el Mallorca Gay Men’s Chorus también colabora una banda de cuatro músicos: Teo Salvà, Guillermo Fullana, Noel Quintana y Luis Montes. «El coro ha tenido una evolución muy buena tanto a nivel técnico como en escena», sostiene Montes, bajista, en una interrupción de la prueba de sonido.