La fotografía toma Ciutat en un PalmaPhoto que cumple su primera década

Buen ambiente en las galerías y centros de arte, que inauguraron ayer exposiciones con motivo de esta fiesta de la imagen

| | Palma |

Valorar:
preload
El Casal Solleric fue escenario de la inauguración oficial de PalmaPhoto, que recibió la comitiva institucional previa al recorrido. Fotos:TERESA AYUGA

El Casal Solleric fue escenario de la inauguración oficial de PalmaPhoto, que recibió la comitiva institucional previa al recorrido. Fotos:TERESA AYUGA

05-06-2014
PALMA CULTURA PALMA PHOTO FOTOS TERESA AYUGA

Son pocas las ocasiones en las que los aficionados a la fotografía tienen la oportunidad de disfrutar de una velada artística en la que la única protagonista es la imagen, instantáneas que plasman con un flash historias que, a veces, con la palabra son imposibles de expresar. Ya lo dice el dicho, 'una imagen vale más que mil palabras', y el público lo agradece: «Me gusta la fotografía, está muy poco explotada y para muchos es un género menor, pero seguro que en el futuro todo será imagen». Son palabras de la joven Maria Ferrer, quien, acompañada de su pareja, se tomaba una copa de vino mientras contemplaba la obra de Ferran Petit en la galería Joan Oliver 'Maneu'. Esta era una de las propuestas de la décima edición de PalmaPhoto, que se inauguró anoche en cerca de una veintena de galerías y centros expositivos de Ciutat.

La época en la que los museos y las galerías de arte mostraban la fotografía de manera muy esporádica forma parte ya del pasado. Con menos historia, pero con más garra y gancho que nunca, este festival, la gran fiesta de la fotografía, celebró ayer su décimo 'cumpleaños' con este 'regalo' para los amantes de la fotografía, una cita muy concurrida que cuenta cada año suma más adeptos.

Recorrido

Siguiendo la 'norma general', el Casal Solleric sirvió de punto de partida para un recorrido que ocupó una veintena de escaparates de la ciudad. Allí, en este espacio de Es Born, el público y la comitiva institucional disfrutaron con trabajos de imagen y vídeo como los de Irit Batsry [ha expuesto en el MoMA o en el Reina Sofía]; las instantáneas de fiestas mallorquinas de Michael Horbach, o la apuesta de Carles Congost, Tarzan Boy , en el Box 27.

Cerca de allí, en la calle del glamour , Can Verí, se mostró la obra de Newsha Tavakolian en La Caja Blanca, unos retratos con mensaje, o el cruce entre arte y ciencia de Javier Vallhonrat en el CCC Pelaires. Su vecino de la calle Tous i Maroto, la galería Vanrell, con trabajos de Joan Josep Marcó, abarrotada; mismo ambiente en la calle Concepció, en la galería Joan Oliver 'Maneu' y la Fran Reus, que exhibieron fotografías de Ferran Petit y Mario Sainz, respectivamente. Otras exposiciones que suscitaron interés fueron los retratos en La Misericòrdia de Gaspar Rul·lan o las colectivas del Museu Es Baluard, Observatori: saltando muros y Gabinet: 6x6 .

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.