2

El informe de la comisión de investigación interna de la Fundació Pilar i Joan Miró ha concluido que el «extravío» del boceto de Miró, de la Serie Gaudí, desaparecido y ya encontrado, fue debido a «errores graves de funcionamiento» en el Departamento de Colecciones de la entidad que dirige Maria Luisa Lax, «estrechamente vinculado» con la pérdida de esta obra. Así lo explicó ayer Fernando Gilet, concejal de Cultura, al término de la comisión de gobierno de la misma previa a una reunión del patronato. En dicho informe se añade que no se ha encontrado «ningún atisbo o indicio de responsabilidad penal en el personal de la Fundació que tiene acceso a la cámara de seguridad».

El informe, añadió Gilet, «no se puede considerar como definitivo» pues la comisión de investigación, que comenzó su labor el 17 de septiembre, aún no han podido hablar con Lax ya que ésta se dio de baja «por enfermedad común» al día siguiente de que comenzaran las pesquisas y ha vuelto a renovarla. De todos modos, la Fundació tenía previsto requirla ayer y darle cinco días naturales, que «no se pueden prorrogar ni interrumpir», para que aportara su versión en persona o por escrito. Con este trámite se quiere «extremar las posibilidades de que pueda tener la oportunidad de manifestarse», que apunte «lo que ella vea que puede contribuir». Por el contrario, los investigadores sí pudieron hablar con otras siete personas «de dentro y de fuera» de la fundación.

Consecuencias

Respecto a las consecuencias que estos «errores» puedan tener, Gilet dijo que las medidas las tomará la comisión de gobierno «en función de las conclusiones» definitivas del informe.

Ahora ya se sabe que la obra desapareció entre el 3 de noviembre de 2010, puesto que lo certifica un acta, y el 30 de octubre de 2011, cuando se comienza a preparar una exposición para Roma y se «detecta la ausencia del cuadro». Lax comunica la desaparición del mismo el 16 de enero de 2012 y lo hace mediante un email que envía a Elvira Cámara, la nueva directora, que acababa de tomar posesión de su cargo hacía quince días.

Curisamente, este informe interno coincide con la investigación de la Policía Nacional sobre la desaparición del boceto. Según publicó este diario, la policía aludía a errores clamorosos de control y supervisión en la fundación.