El gerente de la Simfònica, Marcelino Minaya, y Salvador Brotons. | T. Ayuga

14

«La junta directiva del Consorci per a la Música de les Illes Balears ha decidido por unanimidad rescindir el contrato de Salvador Brotons como director titular de la Orquestra Simfònica de les Illes Balears... por pérdida de confianza».

Así comienza la nota de prensa enviada ayer desde el Govern como respuesta a la noticia adelantada el pasado jueves en Ultima Hora, en la que el propio Brotons anunciaba desde Nueva York que un abogado del Ejecutivo de Bauzá le había despedido por teléfono dos meses antes de que finalizara su contrato. De este modo, el hasta hace una semana director titular del conjunto sinfónico balear no dirigirá los conciertos de temporada que él mismo había programado, uno el próximo día 5 y otro el 17 de mayo. En su lugar, será Álvaro Albiach quien lleve la batuta en el del día viernes 5.La citada unanimidad de la que habla la nota no hace sino escenificar la falta de entendimiento entre el gerente de la Simfònica, Marcelino Minaya, y Brotons, que quedó patente en una rueda de prensa, el pasado mes de febrero, en la que el primero tuvo una desafortunada actuación cuando dijo que la orquesta olía a «naftalina» ante el propio director.

Ese día quedó sellada la brecha, que venía precedida por unas declaraciones de Brotons en el dBalears en las que criticaba que le habían anunciado su relevo por teléfono poco antes de haber presentado en público al titular de la próxima temporada, Josep Vicent.

Con el comunicado del Govern queda claro que estos dos acontecimientos, unidos a la falta de entendimiento entre Minaya y Brotons, algo que se comenta en el 'mundillo', han sido los detonantes de este despido por adelantado. «Esta decisión se toma por la falta de confianza después de que Brotons haya manifestado, primero en los medios de comunicación y después en una rueda de prensa convocada para presentar uno de sus conciertos como director titular, su disconformidad con el nuevo rumbo que está tomando la orquesta». Por todo ello, Govern, Consell y Cort consideran que no deben «seguir dándole voz como director titular».

Futuro

La directora general de Cultura, Bel Cerdà, incidió ayer sobre este asunto en la misma línea que la nota de prensa. Cerdà insistió que se «creyó oportuno rescindir el contrato de Brotons, porque en reiteradas ocasiones puso en tela de juicio el futuro proyecto de la Simfònica», unos planes que darán «proyección internacional y dinamismo» a la formación. «Si Brotons no cree en este nuevo proyecto, más vale tomar esta decisión».