Previous Next
0

«La feria ha resultado positiva», «los coleccionistas extranjeros han salvado la feria» o «muchos compradores están interesados por nuestros artistas» han sido las frases más repetidas por los galeristas de la Isla en el tramo final de las ferias de arte contemporáneo Arco y Art Madrid, que hoy echan el cierre.

Mucho entusiasmo transmite Juan Antonio Horrach, de la galería Horrach Moyà, quien expone en Arco la pieza de Susy Gómez que contemplaron los príncipes de Asturias. Según Horrach, ha colocado cinco obras de Joana Vasconcelos, tres de Gómez, una de Girvent, una de Carles Congost y dos dibujos de Vasco Araújo. Todos ellos a coleccionistas extranjeros, salvo dos adquiridas por españoles.

Pep Pinya, de Pelaires, destaca el buen funcionamiento de Arco, donde ha vendido varias piezas a la espera de comercializar en la última jornada algunas otras ya apalabradas. La galería Maior apuntó a la gran cantidad de contactos con coleccionistas privados y la venta de un trabajo de Darío Urzay. Xavier Fiol ya remarcó el interés despertado por los trabajos de Santiago Villanueva y Cecilia Paredes.

Mientras, en Art Madrid, Pep Llabrés, responsable de la galería Joan Oliver 'Maneu', significa el éxito de esta edición de uno de los autores que representa, Robert Ferrer i Martorell. «Es el creador revelación de la feria», indica, y se muestra más que satisfecho tras vender una obra de Miró a un empresario de Valencia.

Rosa Vanrell también subraya la mayor calidad de obra expuesta este año y el numeroso público asistente a Art Madrid, así como el interés de coleccionistas por los cuadros de Tomeu Morey y sus rincones de Madrid, o por el siempre valorado Pedro Txillida.