Pere Joan, ayer, en la galería Lluc Fluxà. | Joan Torres

0

Dibujar supone «un juego con el que disfruto, más que un trabajo». Así lo confiesa Pere Joan (Palma, 1956), artista que pertenece a una generación que en los años 80 intentó aunar el cómic de autor con el comercial. En su afán «por ir más allá y no repetirse, un hecho clásico en el dibujante», Pere Joan ha plasmado en pequeños fragmentos de papel su nueva exposición, Aparició invasiva. La muestra, dentro del calendario del Festival Còmic Nostrum, se inaugura hoy, a las 19.30, en la galería Lluc Fluxà de Palma (Can Ribera, 4).


Pere Joan se abraza a los temas recurrentes de sus ‘historietas’, como «la simplicidad del hombre o lo excéntrico del ser, y de mí mismo», para dar forma a Aparició invasiva, compuesta por cuatro series que repasan sus trabajos más personales y recientes como dibujante: Nassots, Butaca/sofá, Sobre hombres y croquetas y Aparició invasiva –que da nombre a la exposición–. «Algunas de estas colecciones son en color, y otras en blanco y negro», detalla el artista, quien ha dotado a muchos de sus creaciones de dosis de «poesía y excentricidad», como, por ejemplo, en Nassots. Estos dibujos los protagonizan «personajes con máscaras, al más puro estilo veneciano, pero que, en realidad, no quieren ocultar sus rostros, las usan a modo de prenda de vestir, con normalidad».
Un toque de «espontaneidad» y de «crítica» marca el punto de partida de Sobre hombres y croquetas, mientras que en Butaca/sofá «he sacado todo lo que llevo dentro».
Cierran la muestra ocho vídeos bajo el título Trailers inédits, donde repasa su obra «conceptualmente»

Iniciativa


Aparició invasiva forma parte del Festival Còmic Nostrum, que, este año, ha buscado «nuevos espacios» el quedarse sin ayudas institucionales, lo que ha permitido llevar el cómic a lugares «menos usuales».