0

De momento, los restos de las termas romanas que aparecieron durante la construcción de un carril bici en Son Servera se taparán para «su preservación» mientras que, paralelamente, Patrimoni Històric del Consell encargará la elaboración de un proyecto de excavación. Así lo explicó ayer Miquel Barceló, secretario general técnico de la Vicepresidència de Cultura, quien insistió en el «interés» de su departamento en llevar adelante el proyecto de musealización de este yacimiento. «Si no puede ser este verano, será para el siguiente, pero se ha decidido con los técnicos que se haga con todas las garantías y es mejor no ir con prisas».

Los restos, que se encuentran en buen estado, aparecieron junto a la carretera en la zona del Camí de Son Sard y en el Consistorio local están muy interesados en que el yacimiento se convierta en una zona de turismo cultural que completaría un conjunto arqueológico compuesto por varios talayots y un molino medieval. De hecho, como explicó a este diario el concejal de Patrimoni, Miquel Espases, este verano «se ha organizado un campamento de jóvenes que vendrán a limpiar los talayots». También los vecinos, dice Espases, están «entusiasmados» con el hallazgo, que surgió bajo la supervisión de la arqueóloga Beatriz Palomar. «El yacimiento sería la guinda del pastel para el turismo arqueológico», añadió Barceló.

Por su situación actual y porque «en verano se producen una serie de condensaciones, nos hemos reunido con los técnicos de Carreteras y de Patrimonio y hemos visto que la mejor solución para preservarlos es la de cubrirlos», una decisión que Barceló califica de «temporal». «La voluntad es poner en marcha un expediente administrativo de contratación de una excavación», aseguró.

Por otra parte, para ampliar la actual excavación, sería necesario expropiar terrenos colindantes a los que ahora acogen el yacimiento romano y Barceló cuenta que «me han llegado noticias desde Carreteras de que por parte de los particulares no habría inconveniente».