‘Tócala otra vez, Sam’, un retrato «cómico y entrañable» de la crisis de los cuarenta

| | Palma de Mallorca |

Valorar:
preload
Javier Martín, Beatriz Santana, José Luis Alcobendas, María Barranco y Luis Merlo, ayer en el Trui Teatre de Palma.

Javier Martín, Beatriz Santana, José Luis Alcobendas, María Barranco y Luis Merlo, ayer en el Trui Teatre de Palma.

26-12-2011 | T. Ayuga

El «universo primigenio» de Woody Allen, «un genio de la comedia y un filósofo de la carcajada», se plasma «al cien por cien» en Tócala otra vez, Sam, adaptación teatral de Sueños de un seductor, cinta del cineasta norteamericano. Personajes «hundidos, desamparados y perdidos» se encuentran en este montaje que protagonizan los televisivos Luis Merlo, María Barranco, Javier Martín, José Luis Alcobendas y Beatriz Santana. Se podrá ver hasta el día 30, a las 22.00 horas, en el Trui Teatre de Palma.

La obra arranca con el personaje de Allan, al que da vida Merlo, siendo abandonado por su esposa. ¿Su refugio? «Entablar conversaciones con su amigo imaginario, que no es otro que Humphrey Bogart [interpretado por Javier Martín]», explica el actor, quien define este espectáculo como un «retrato cómico y entrañable de la crisis de los cuarenta». «Nadie como Woody Allen es capaz de trasladar a un texto emociones como la soledad o la religión. Sólo él tiene la capacidad de contar las verdades y emocionar», añade.

Tócala otra vez, Sam se estrenó el pasado domingo en el Trui Teatre, y la reacción del público supuso un «subidón» para el elenco, confiesa Barranco, quien da vida a Linda, la «amiga de Allan, quien siempre está ahí para consolarle y ayudarle». Entonces, «ambos se darán cuenta de que son un reflejo del otro, son un espejo», indica la actriz.

El reparto se completa con José Luis Alcobendas, como el marido de Linda, «un adicto a los negocios y al teléfono móvil», y con Beatriz Santana, quien da vida a seis personajes, «seis mujeres con las que el personaje de Merlo tiene citas para encontrar el amor».

Tras su paso por Ciutat, después de dos años girando por todo el país, este montaje «con final feliz» regresará a Madrid a finales de enero, lugar donde se estrenó. «Es un honor y un lujo poder continuar con esta obra. Entre el reparto hay muy ‘buen rollo' y estamos encantados», concluyó Merlo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.