La actriz Estella Warren, en Sóller.

0

Seguro que recuerdan a la Caperucita Roja de un popular anuncio de perfume. Su nombre es Estella Warren y, además de modelo, es una de las actrices jóvenes de Hollywood que más están llamando la atención en los últimos años. La versión de El planeta de los simios de Tim Burton supuso su debut en la gran pantalla, hace ya 10 años. Ahora, Warren se encuentra en la Isla rodando, junto a William Baldwin, el filme The Stranger Inside .

-No es su primera vez en Mallorca, ¿verdad?

-He estado varias veces en la Isla, la primera fue cuando era pequeña. Yo era nadadora y vine aquí con mi equipo para una competición oficial, y luego regresé en un par de ocasiones para rodar anuncios y sesiones de fotografía. Es un lugar maravilloso y encantador, estoy feliz de volver a rodar a la Isla.

-¿Cómo está yendo el rodaje?

-Muy bien, sobre todo porque estamos en Mallorca. El clima es genial, la vida aquí es perfecta, me encantaría quedarme aquí a vivir. Si tuviera la oportunidad vendría mucho más, la gente es muy dulce, educada y simplemente fantástica. Es como estar de vacaciones.

-¿Qué nos puede adelantar de su papel en The Stranger Inside ?

-Interpreto a una mujer traumatizada por una experiencia terrible. Es una actriz famosa a la que secuestran. Un hecho muy tormentoso del que todavía no se ha recuperado. Entonces, junto a su marido, Robert, que interpreta William Baldwin, se marcha a una isla española para recuperarse y empezar de cero. No puedo adelantar mucho de la trama, ¡no me dejan!

-¿Qué le empujó a embarcarse en un proyecto independiente?

-He participado en varias superproducciones de Hollywood, pero el indie es lo que me llama ahora. Para mí, rodar una película indie es lo que debía hacer en este momento, es una experiencia creativa muy interesante, y es una forma de trabajar con grandes actores, directores y guionistas.

-¿Cómo es trabajar con una estrella como William Baldwin?

-Trabajar junto a William es una experiencia excitante y muy divertida. Es un actor muy preparado, su nivel de concentración es inmenso y, en ocasiones, asusta. Ambos estamos en el mejor momento de nuestras carreras y nos encanta trabajar juntos. Entre todos formamos un buen equipo y, además, con William es muy fácil trabajar en escenas difíciles porque se toma las cosas muy en serio.

-¿Tiene otros proyectos entre manos?

-Tengo dos películas pendientes de estreno. Son dos comedias y una de ellas también es de corte independiente. El rodaje de una de ellas fue en Puerto Rico y, ahora, me toca rodar en Mallorca, así que no me puedo quejar, voy de paraíso en paraíso.