Vecinos y amigos del Museo Krekovic expusieron ayer sus quejas al Consell. Fotos: JAUME MOREY

1

La presentación del nuevo plan de usos que proyecta el Consell para el Museo Krekovic del Polígon de Llevant derivó ayer en un enfrentamiento. Por un lado, los representantes de Cultura de la institución insular -el vicepresidente Joan Rotger y la directora insular Gari Durán- y, por otro, las asociaciones de vecinos y amigos del museo, que manifestaron: «El PP nos ha engañado como a chinos».

La gravedad del asunto y el tono se fue rebajando a medida que se descubría de fondo un problema de comunicación ajeno al Consell. Pero lo que se preveía como la inauguración de una nueva sala permanente en La Misericòrdia dedicada al pintor peruano se convirtió en una riña dialéctica. La raíz el asunto, la iniciativa del nuevo gobierno de convertir al Arxiu del So y al Arxiu General del Consell en nuevos inquilinos de este espacio de Ciutat de Querétaro, a fin de transformarlo en un centro cultural para la barriada y en el que también tendría gran protagonismo la obra del pintor.

«Nos dijeron que la instalación del archivo en el museo era temporal y no definitivo. Maria Antònia Munar y Dolça Mulet nos engañaron», se quejó el presidente de los amigos del museo, Arturo Lope, y el secretario, Carlos Altieri, subrayó: «No estamos de acuerdo, esto no nos lo habían comunicado». Una afirmación que echó por tierra la directora insular Gari Durán, quien reveló que se reunió en dos ocasiones con la asociación de vecinos y también con el secretario de los amigos del museo. «Y estaban de acuerdo», dijo.

«Al llegar [el PP al Consell] nos encontramos que el museo se estaba desmontando», que «se estaba instalando el archivo» y «que existía una reivindicación vecinal», introdujo Durán. Así, se reunió con ellos para «reconducir» la situación y les presentó esta nueva idea, incluso «los planos». Los amigos del Krekovic dudan de la viabilidad jurídica de la ocupación del museo, que está avalada, según el Consell, por un informe jurídico.

Ambas asociaciones dicen que « se tratará de llegar a un acuerdo siempre y cuando se mantenga el museo». El Consell se volverá a reunir con sus representantes.