El pintor Miquel Barceló (i) y el cineasta gerundense Isaki Lacuesta, durante una charla enmarcada en el ciclo de cine documental Cine y Arte, esta tarde en la capital balear. | MONTSERRAT T DIEZ

0

La aventura maliense del cineasta Isaki Lacuesta y el artista Miquel Barceló llegó ayer a Palma, y no de la mano del filme Los pasos dobles, Concha de Oro del Festival de San Sebastián, sino de su hermano pequeño, el documental El cuaderno de barro, donde el cineasta catalán filma el entorno del artista, sus amigos y su trabajo en la 'performance' Pasodoble. «Porque es una película sobre él», aclara Lacuesta. Se pudo ver en Caixafòrum, en el ciclo Cine y Arte que tuvo a Barceló como protagonista.

"En los grandes proyectos de Barceló (la cúpula de la ONU, la Seu...) siempre ha habido cierta polémica. ¿Las malas críticas que tuvo en San Sebastián, a pesar del premio, fueron a su filme o por el personaje?
"Las críticas son lo más lógico y hasta previsibles. Lo que suelen decir es que las cosas que hace Miquel se caen. En este caso, igual es una película que acabará desintegrándose, que lleva termitas dentro y se terminarán comiendo el celuloide... Podría ser. En realidad, se ha dicho que lo único bueno era Miquel y que todo lo demás es basura.

"¿Cree que los críticos no han entendido su cine?
"Bueno, hay de todo. Hay gente que dice que Los pasos dobles es muy innovadora e insisto en que no lo es. Bebe de tradiciones cinematográficas muy sólidas, sigue unas líneas muy marcadas...

"Pero siempre quiere aportar cosas nuevas...

"Como nuevo, la secuencia de amor entre un albino y un negro. Creo que no se había visto nunca una relación homosexual entre un albino y un negro, lo que supone un doble tabú, pero tampoco es para vanagloriarse.

"Arturo Ripstein se ha disculpado por su salida de tono tras conocerse el palmarés de San Sebastián.
"Conozco a Arturo, estuvimos juntos en el festival y nos hemos mandado mensajes durante la polémica. Es un cineasta maravilloso.

"¿Qué aporta Barceló al filme?
"Miquel es muy inspirador. Fue quien me contó la historia de Augièras y en El cuaderno de barro filmamos la 'performance' Pasodoble, su entorno, sus amigos... Tenemos una forma muy parecida de trabajar, salvando la distancia entre el cine y la pintura, pero sí en la idea de no tener miedo a trabajar sin saber dónde van a terminar las cosas. Y que sobre la marcha puedes cambiar de dirección. Lo comparaba con el jazz o con el rock, en vez de hacer cine y la pintura con partitura, lo haces sin ellas, marcas un tono y te dejas llevar.

"El exitoso año de Villaronga arrancó en San Sebastián. Y va camino del Oscar.
"Sí el catalán de Agustí puede llegar a los Oscar, el dogón o bambara [lenguas que aparecen en Los pasos dobles] también... Villaronga es un grande. Todo lo que le llegue se lo merece. Tiene un proyecto sobre Augièras desde hace tiempo y muy distinto. Cualquier otro podría haber dicho 'Vaya mierda de película, la buena será la mía'... Él la ha elogiado, es un señor, un crack. Es de esa puta buena gente con talento.

"¿Es el año de los 'raros'?
"Ojalá. Quiero hacer cosas muy distintas. Lo próximo es una comedia para televisión con Albert Pla y, para cine, un drama con actores conocidos. Intentaré ensanchar siempre el abanico de las cosas que puede hacer.