Imagen de archivo de la tradicional fiesta de Sóller.

4

La solicitud del Ajuntament de Sóller de que la fiesta de moros y cristianos, -que se celebra la próxima semana-, sea declarada de interés cultural tendrá que esperar. El motivo, que ayer, en el último plenario ordinario del Consell en esta legislatura, el PP votó en contra de que se discutiera el reglamento para la Declaración de Fiestas de Interés Cultural (FIC) que desarrolla este punto de la Llei de Cultura Popular.

El reglamento fue presentado de urgencia al pleno por el Departament de Cultura i Patrimoni y se trata de un documento que contaba con el visto bueno del Consell Asesor de Cultura Popular. El que no se haya sometido ni siquiera a discusión «retrasará» cualquier proceso de declaración, lo que significa «protección y reconocimiento» de las fiestas con mayor tradición, dijo Biel Cerdà, director insular de Patrimoni. Aunque ha sido Sóller el primer ayuntamiento que ha presentado una solicitud, cabe recordar que en pueblos donde el ball de Cossiers forma parte de su acervo cultural ya ha habido movimientos encaminados a solicitar su protección. Desde el PP, su portavoz, Fernando Rubio, dijo ayer que habían votado en contra «porque no tuvimos tiempo de trabajar el documento, que metieron por vía de urgencia», que «siempre nos hemos reunido con el conseller [Joan Font] para pactar» y que «aún queda un pleno extraordinario». Mientras, Biel Cerdà lamentó «la falta de apoyo [del PP] para aprobar» el citado reglamento, lo que «retrasará» los procesos de declaración de FIC.

Por otra parte, casi cuarenta entidades culturales tendrán un respiro para «desarrollar su actividad cultural a lo largo de 2011», según Cultura del Consell. En el pleno se aprobó, también con los votos del PP en contra, 1.041.975 euros para convenios que no se habían aprobado por la prórroga de los presupuestos de 2010. Por ejemplo, la Fira del Llibre, que según el Gremi de Llibreters peligraba, está asegurada con 52.700 euros aprobados ayer.