Amelia García, Tolo Albertí, Heiken Bergemann, Pere A. Serra y Joan Soler.

1

Diversas piezas de Santiago Rusiñol, Vicenç Rosselló, Tolo Albertí, Juan Soler y Amelia García enriquecen, desde ayer, el fondo del museo modernista Can Prunera de Sóller tras nuevas donaciones de varios artistas y coleccionistas. Un sencillo acto para formalizar y hacer pública la incorporación de estas obras se celebró ayer en el museo. Recibieron las mismas el presidente de la Fundació Tren de l'Art, Pere A. Serra, y el director de la entidad, Rogelio Araújo. Algunos de los creadores de las obras que se incorporan a la colección estuvieron presentes.

Entre las nuevas piezas destacan tres moldes en yeso, originales del escultor Llorenç Rosselló, unos moldes que sirvieron para la realización de esculturas en bronce. Las piezas fueron cedidas por Heiken Bergemann, viuda de un descendiente del artista. También cabe destacar un pequeño dibujo de Rusiñol (1900) que representa el Castell del Rei de Ternelles (Pollença).

Del solleric Joan Soler, el museo incorpora la obra titulada Fluix III (2003), realizada en acrílico y técnica mixta sobre tela, que funde formas geométricas con la abstracción del color.

Finalmente, una escultura de Amelia García, Personaje, 2, creada en 2002 en gres refractario que, según Pere A. Serra, «parece hecha a propósito para estar en Can Prunera».