Estrella Morente canta ante el féretro de su padre en la capilla ardiente del cantaor granadino Enrique Morente, instalada en el teatro Isabel la Católica, que ha sido visitada esta tarde por miles de personas para darle el último adiós. | MIGUEL ANGEL MOLINA

1

Estrella Morente entonó ayer el último cante por su padre, Enrique Morente, ante el féretro del cantaor durante un emotivo acto en el Teatro Isabel la Católica de Granada, donde quedó instalada al mediodía la capilla ardiente.
En la voz desgarrada de Estrella sonó: «Granada no tengas pena de que el mar sea tan inmenso, tú eres la novia del aire, la de la sombra de plata, la del almendro. Ay, empieza el llanto de la guitarra, llora como el viento sobre la nevada. Ay, inútil callarla, es imposible callarla». Su emotiva actuación, interrumpida a veces por la ovación del público, cerró la capilla ardiente, por donde pasaron unos 5.000 granadinos.
Al término de su intervención, tanto Estrella como sus hermanos, Soledad y Enrique, y su madre, Aurora Carbonell, se abrazaron abatidos al féretro del cantaor, arropados por otros familiares.
Previamente, el poeta granadino Luis García Montero dedicó unas palabras a Morente en nombre de sus amigos. En el acto también participó, a petición expresa de la viuda de Morente, Laura García Lorca, que, con la voz entrecortada, recitó dos poemas.
Al término del acto, la comitiva con el féretro de Enrique Morente partió, entre aplausos y gritos de 'Viva Enrique' y 'Adiós, Maestro', hacia el cementerio de San José de Granada, situado en el entorno de la Alhambra, donde fue enterrado.