0

Averiguar dónde se encuentran los restos arqueológicos ocultos bajo tierra mediante un sensor geomagnético. Este es el trabajo que enseña estos días un profesor universitario alemán a los arqueólogos que excavan en los Clossos de Can Gaià de Portocolom.
Esta innovadora técnica permitirá analizar, sin necesidad de levantar la tierra, los terrenos no excavados que forman parte del yacimiento arqueológico y también toda la parcela anexa. De esta forma, se podrán identificar y situar los restos arqueológicos más importantes de la zona que aún no han excavado los arqueólogos.
Actualmente, el profesor alemán Cristopher Renne está participando en un intercambio entre docentes en el yacimiento de Felanitx y realiza las prospecciones geomagnéticas con un sensor. Además, explica a los arqueólogos mallorquines su funcionamiento porque esta herramienta aún es muy poco habitual en las excavaciones de la Isla.
Según pudieron explicar, las prospecciones se realizan en cuadrículas de 10 metros cuadrados con el fin de detectar las zonas que se puedan ubicar posibles navetas. Ahora se analizarán los resultados y servirán para iniciar futuras excavaciones más allá de la zona de trabajo que se excava desde hace quince años.